Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261

20/03/10
Carta del Párroco

Queridos amigos

Lo más importante del evangelio de “Jesús y la mujer adúltera” (Jn 8, 1-11) es que pone de relieve la primacía de la persona humana. Su valor por encima de todo. Es decir, que para Jesús (para la iglesia y para nosotros), las instituciones, los gobiernos y las leyes deben estar y ponerse al servicio del hombre y de la mujer; y no al revés. Es lo que no se cansó de enseñarnos Jesús. Para los judíos ninguna institución había tan sagrada como “el sábado”, que se había convertido en verdadero tabú. Sin embargo, Jesús enseñó: “No está hecho el hombre para el sábado sino el sábado para el hombre” (Mc 2,27). “Los gobiernos de las naciones abusan de los hombres, pero no debe ser así…”, dijo Jesús (Mt 20,25). Y en relación con la Ley de Moisés, hizo caso omiso de lo que la Ley mandaba (Jn 8,11), cuando se trató de salvar a la mujer

Al respecto, la actitud de Jesús para con la mujer adúltera es totalmente diferente a la de los judíos. Para estos, la adúltera no cuenta como ser humano. Ni tampoco consideran su pecado como una ofensa a Dios. Para ellos, mujer y delito son sólo una buena oportunidad para hacer quedar mal a Jesús. Los utilizan para ponerlo en aprietos, para sacarle un SI o un NO, a como dé lugar. Salomónicamente, Jesús no dirá ni SI ni NO, sino algo tan sencillo como “quien esté sin pecado que tire la primera piedra”. Bastó eso -y lo que Jesús escribía en el suelo-, para que los acusadores se fueran “retirando uno a uno empezando por los más viejos”, como observa Juan irónicamente. Para nosotros, una de las consecuencias de la primacía de la persona humana, es reconocer siempre su dignidad y nunca “utilizar” a nuestros semejantes ni servirnos de ellos en provecho propio.

Otra de las consecuencias de la primacía de la persona humana, es que nos pide ser comprensivos y tolerantes con nuestros semejantes, en especial con los caídos en desgracia, y aceptarlos como son, más allá de sus errores y pecados. Ahora, si queremos imitar a Jesús (y tenemos que imitarlo), tendremos también que quererlos y hacer cuanto pueda ayudarlos. Y todo esto no tanto por virtud cuanto porque son seres humanos como nosotros. Porque “el hombre es la única criatura terrestre a la que Dios ha amado por sí mismo” (GS 24); y por sí mismo la amó Jesús y tenemos que amarla nosotros. Sea lo que sea y tenga lo que tenga.

En el caso de la mujer adúltera, es conmovedor el trato que Jesús le da y el diálogo que sostiene con ella. Vale la pena leerlo (Jn 8,10-11). Y meditar y hacer nuestras las emotivas y consoladoras palabras que Jesús le dirige. Para decírselas a quienes creemos que ofenden y/o nos han ofendido. Mujer (hombre)…, yo tampoco te condeno. Vete, y en adelante no peques más. Hay que estar siempre dispuestos a perdonar, hasta setenta veces siete, dice el Señor (Mt 18,22). Al respecto, este evangelio de la primacía de la persona humana, es igualmente el evangelio de la primacía del perdón. Un perdón que libera y lleva a empezar una vida nueva, feliz y fructuosa. Es lo que Jesús le pide y nos pide con ese Vete y no peques más.

 

Noticias

Noticias

DOMINGO DE RAMOS:
La bendición y procesión de Ramos la tendremos el próximo domingo 28 a las 11.30 de la mañana, hora exacta, en Dellepiani con Manuel Salazar (junto al colegio el CIFO). A continuación y en la iglesia, celebraremos la Santa Misa (de 12). Ese Domingo de Ramos será nuestra Primera Cita de Honor con el Señor en la Semana Santa. Les esperamos. El PROGRAMA DE SEMANA SANTA les será entregado el próximo domingo 28, que es Domingo de Ramos e inicio de la Semana Santa.

NUEVA DIRECTIVA DE LA ASOCIACIÓN DE LA MEDALLA MILAGROSA (2010-2012)
Está con formada por: Presidenta: Sra. Gladys M. de Eyzaguirre; Vicepresidenta: Srta. Gladys Ponce; Secretaria: Sra. Gladys de Defilippi; Prosecretaria: Sra. Virginia de Figuerola; Tesorera: Srta. Dora Zavala; Protesorera; Sra. Lola de Verástequi; Vocales: de Celadoras: Sra. María Barreda de Mendoza; de Pastoral: Sra. Blanca de Villegas; de Caridad: Sra. Matilde de Febres; de Actividades Religiosas: Sra. María C. de Ferreyra; de Formación y Relaciones Públicas: Sra. Carmen de Reverdito.
Elegida el 1º de diciembre, entró en funciones el 9 de marzo 2010, al término de la Asamblea General en la que la Presidenta saliente Sra. Nelly V de Parker, y la Tesorera Srta. Dora Zavala, presentaron a las asambleístas sus respectivos Informes, muy completos, los que fueron aprobados. Hecho el relevo de mandos con la entrega de documentos y bienes, inventariados, el párroco y asesor de la AMM, dio gracias al equipo saliente cuyo trabajo elogió, y dio la bienvenida al equipo entrante, que en estos meses, dijo, estuvo preparando con mucho esfuerzo e ilusión su Plan de Trabajo. Este será por Comisiones (6) y entrarán en ellas la mayoría de las socias activas. Les deseamos un buen trabajo, que ponemos bajo la protección de Ntra. Sra.de la Medalla Milagrosa.

DIA DEL NIÑO POR NACER
Lo celebramos el 25, con motivo de la Fiesta de La Anunciación de María y de la Encarnación del Hijo de Dios. Por caer en Jueves, lo estamos adelantando o postergando. Así,
En la parroquia lo estamos celebrando este domingo 21, con misa de salud a las 12 m. Dentro de la Misa se tendrá la bendición de las mamás expectantes, gestantes y recientes. Y de sus bebes, pidiéndole al Divino Niño que los cuide para que crezcan sanos, santos y sabios.
La Marcha por la Vida será el sábado 27. La concentración será a las 10 de la mañana en el Campo de Marte, y el recorrido será por la avenida Salaverry hasta la cdra. 16, altura del Parque de los Próceres, donde, como acto final, se tendrá un Concierto por la Vida. Tomar parte en La Marcha por la Vida será la mejor manera de celebrar la Fiesta de la Encarnación del Hijo de Dios y de oponerse a la Cultura de la Muerte. Es una cita de honor.

RIFA DE LA PASTORAL FAMILIAR DE LA PARROQUIA
La están ya ofreciendo para conseguir fondos para sus actividades con las familias. Con un número (donación 10 s.o.), usted puede llevarse 1 TV LG PLASMA 42 y 1 HOME THEATER LG 300 w. El sorteó será el 16 de mayo, a hrs. 13. Gracias por su colaboración.

RECORDEMOS LA RESPUESTA:   sacerdote: oren hermanos…
respuesta: el Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su santa iglesia.

Tema

EL ASESINATO DE MONS. ROMERO (1917-1980)

Fue un 24 de marzo hace 30 años. Y es uno de los casos emblemáticos de cómo la verdad se va abriendo paso e imponiéndose pese a todo. Tildado de Obispo Comunista, lo vilipendiaron de mil maneras, amenazaron su integridad física, y lo asesinaron mientras celebraba la eucaristía. Hoy la vida y obra pastoral del Obispo ha transcendido las fronteras del país, su causa de canonización está en marcha, y la Asamblea Legislativa de El Salvador acaba de declarar el 24 de marzo como el “Día de Monseñor Oscar Arnulfo Romero y Galdamez”.

¿Qué hizo que este hombre de origen humilde, de carácter tímido y con salud enfermiza se convirtiese en “implacable” defensor de la dignidad humana, “voz de los sin voz”? ¿Qué hizo que este hombre amigo de autoridades civiles y militares, y del mismo Presidente de la República, Arturo Armando Molina, se volviera contra ellos en una constante no violencia activa? ¿Qué hizo que este hombre pacífico y espiritual se convirtiera en un luchador por la vida y el pueblo? Simplemente, el descubrir que en el país había una estructura de injusticia social y de terror, que eliminaba de su paso cuanto pareciera atentar los intereses de los sectores pudientes de la nación. Su opción en favor de la dignidad de los pobres, aglutinó en torno suyo a casi todos los fieles, que cada domingo se daban cita para escuchar sus homilías, concretas y directas.

La creciente situación de violencia y de persecución a la Iglesia, tocó fondo para Mons Romero, cuando, presionado por su clero, tuvo que denunciar el llamado suceso de “Las Tres Calles” (el asesinato de un grupo de campesinos que regresaban de un acto litúrgico (1975)), y sintió en carne propia el asesinato del P. Rutilio Grande (1977), un gran sacerdote comprometido con el pueblo y un gran amigo. Cayeron luego 5 sacerdotes más y bastantes laicos. Era una abierta persecución a la Iglesia. Estuvo también el fraude electoral que impuso al general Carlos Humberto Romero como Presidente, no obstante el rechazo general del pueblo.

Ya a finales de 1979 Monseñor Romero sabía y hablaba del inminente peligro en que estaba. El frustrado atentado dinamitero en la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús (febrero de 1980), le llevó a endurecer su posición. Y dura fue su homilía del domingo 23 de marzo, que sentenció su muerte: “en nombre de Dios y de este pueblo sufrido... les pido, les ruego, les ordeno en nombre de Dios, cese la represion”. La respuesta la tuvo en la eucaristía del día siguiente, cuando, a la hora del ofertorio, ofreció a su vida, segada por balas asesinas. Tenía sólo 63 años.

Desde niño había tenido grandes deseos de ser sacerdote, lo que, pese a todo, concretó a los 25 años, en Roma, a donde, el obispo le había mandado para completar su formación sacerdotal. Lamentablemente y debido a la II Guerra mundial, tuvo que regresar a El Salvador (agosto de 1943), dejando sin terminar su tesis. Llevaba trabajando pastoralmente en San Miguel casi 20 años, cuando fue elegido Secretario de la Conferencia Episcopal de El Salvador y luego Secretario Episcopal de América Central. En 1970 fue consagrado Obispo Auxiliar de San Salvador, siendo su lema “Sentir con la Iglesia”. En 1974, Obispo Titular de la Diócesis de Santiago de María, entonces la más joven de El Salvador. Y en 1977 Arzobispo de San Salvador. Tenía 59 años de edad y su nombramiento fue para muchos una gran sorpresa. Cosas de Dios.

 


Archivo de la Hoja Parroquial

A continuación el archivo con los números anteriores de la Hoja Parroquial Encuentro

Hoja Parroquial - Encuentro Nº 506
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 503
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 501
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 500
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 499
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 497
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 496
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 495
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 493
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 494
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 482
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 480
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 479
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 478
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 477
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 476
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 474
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 473
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 472
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 470
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 471
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 469
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 468
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 466
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 465
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 464
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 461
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 463
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 460
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 458
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 457
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 456
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 454
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 453
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 452
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 451
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 449
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 448
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 447
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 446
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 445
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 444
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 443
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 442
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 441
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 440
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 439
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 438
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 437
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 436
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 435
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 434
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 433
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 432
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 430
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 429
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 428
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 427
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 426
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 425
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 424
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 423
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 422
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 421
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 419
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 417
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 416
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 415
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 414
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 412
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 411
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 410
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 409
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 408
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 407
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 406
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 405
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 404
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 403
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 402
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 401
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 399
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 398
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 397
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 395
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 394
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 392
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 391
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 390
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 389
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 388
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 387
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 386
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 385
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 384
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 383
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 382
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 381
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 380
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 379
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 378
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 377
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 376
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 375
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 374
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 373
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 372
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 371
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 370
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 369
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 366
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 365
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 364
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 363
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 362
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 361
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 360
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 359
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 358
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 357
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 356
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 355
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 354
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 352
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 351
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 350
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 349
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 348
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 347
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 345
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 343
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 342
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 341
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 340
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 339
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 337
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 336
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 335
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 332
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 331
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 330
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 329
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 328
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 327
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 326
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 325
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 324
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 322
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 321
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 320
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 319
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 318
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 317
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 316
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 314
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 313
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 311
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 310
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 309
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 307
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 304
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 274
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 273
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 272
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 271
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 270
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 269
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 268
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 267
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 265
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 264
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 263
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 260
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 259
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 256
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 258
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 257
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 255
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 254
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 253
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 252
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 251
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 250
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 249
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 248
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 247
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 246
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 245
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 243
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 242
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 241
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 240
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 239
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 238
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 236
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 234
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 233
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 232
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 231
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 230
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 229
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 228
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 227
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 226
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 225
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 224
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 223
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 222
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 221
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 220
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 219
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 218
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 217
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 216
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 215
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 214
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 213
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 212
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 211
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 210
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 209
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 208
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 207
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 206
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 205
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 204
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 203
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 199
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 198
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 197
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 196
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 195
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 194
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 193
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 192
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 191
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 190
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 189
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 188
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 187
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 186
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 185
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 184
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 183
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 182
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 180
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 179
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 174
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 173
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 172
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 171
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 170
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 169
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 168
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 167
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 166
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 165
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 161