Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420

04/04/13
Carta del Párroco
A todos los feligreses de nuestra Parroquia:

Mons. Juan Luis Cipriani, Cardenal y Pastor de la Arquidiócesis de Lima, se ha dignado darme el nombramiento de párroco de esta Parroquia de Ntra. Sra. de la Medalla Milagrosa, a la que considero mi Alma Mater, porque fue en ella donde viví y trabajé durante los diez años (1960 – 1969), que duró mi formación sacerdotal. Mi primer deseo es saludarlos a todos Ustedes con afecto fraterno, adicionando un saludo y felicitación pascuales: ¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

Mi nombre es José Antonio Ubillús Lamadrid y voy a cumplir 71 años de edad y 43 de sacerdote. Nací en Olmos, Lambayeque. Hice mis estudios primarios y secundarios en el colegio “Manuel Pardo” de Chiclayo, donde fue profesor y director el P. Antonio Elduayen Jiménez; mi formación sacerdotal la realicé en Lima, Bogotá y Roma y me ordené de sacerdote el 27 de Diciembre de 1969. He trabajado en las parroquias Medalla Milagrosa, San Isidro; Virgen Milagrosa, Miraflores; Corpus Chiristi, San Juan de Miraflores; Santa Catalina Labouré, Villa María del Triunfo. He sido formador de nuestros estudiantes vicentinos y profesor de teología en la Pontificia Universidad Católica y en el Instituto Superior de Estudios Teológicos Juan XXIII de Lima.

Considero que para que una parroquia sea de verdad una comunidad, necesita un párroco. ¿Quién es el párroco?, es un maestro que enseña prioritariamente, con la palabra y el testimonio de vida, a conocer y amar a Jesús de Nazaret; que enseña las verdades esenciales del evangelio, que les recuerda a todos el camino de la conversión, de la fe y de la santidad; que invita a tiempo y destiempo a un seguimiento fiel, libre y gozoso de Cristo; que motiva al amor de los hermanos, especialmente de los más pobres y necesitados. El párroco es un sacerdote que preside la liturgia, el culto público, la adoración, la alabanza, la acción de gracias y las súplicas que toda la comunidad le eleva a Dios, especialmente a través de la celebración eucarística; es quien intercede por su comunidad, quien la acompaña en la oración y quien promueve la unidad dentro de ella llamándola a estar cada día más operante, más viva, más fiel al evangelio y a los caminos del Señor. ¡Qué tarea! Solamente con la ayuda del Señor y la de todos los feligreses será posible hacerla realidad.

Por mi parte, reconociendo mis fragilidades y limitaciones, estoy disponible para trabajar como pastor y guía por el bien de toda la comunidad. Quisiera compartir con ustedes las alegrías, los éxitos y fracasos, las tristezas y dolores; vengo a acompañarlos a todos ustedes en su vida cristiana, a decirles que Dios los ama y que vamos a compartir en comunidad ese amor de Dios.

Deseo vivamente continuar promoviendo la devoción que esta comunidad parroquial tiene a la Stma. Virgen María, para que nos cubra con su manto maternal, para que ella nos defienda de tantos males y peligros  y  sea la salud de los enfermos, refugio de los pecadores, consuelo de los tristes, amparo de los pobres y abandonados, auxilio de los cristianos.

No quisiera terminar esta carta sin dejar de agradecer sinceramente al P. Antonio Elduayen. Sé que él ha sido para todos ustedes un pastor bueno, inteligente y sabio. ¡Qué difícil será sustituirlo! Les agradezco anticipadamente su colaboración y suplico para todos ustedes  abundantes bendiciones de Nuestro Señor Jesucristo.

                                                                                         P.  José Antonio Ubillús Lamadrid, C.M.  Párroco

Noticias

Noticias
CARTA DEL NUEVO PÁRROCO, (continuación)
…pecadores, consuelo de los tristes, amparo de los pobres y abandonados, auxilio de los cristianos.
No quisiera terminar esta carta sin dejar de agradecer sinceramente al P. Antonio Elduayen. Sé que él ha sido para todos ustedes un pastor bueno, inteligente y sabio. ¡Qué difícil será sustituirlo!
Les agradezco anticipadamente su colaboración y suplico para todos ustedes abundantes bendiciones de Nuestro Señor Jesucristo.
P.  José Antonio Ubillús Lamadrid, C.M.  Párroco

MEJORAS EN EL TEMPLO, por más de S/. 25,000.00
1.    Las que se ven: 1. La transformación de los balcones de cemento a ambos lados del presbiterio, que fueran hechos para hacer de ambones. Al no resultar prácticos, sirvieron como recinto donde venerar pobremente las imágenes de S. José y de S. Vicente de Paul. Tras los cambios realizados y con las dos nuevas imágenes de tamaño natural adquiridas, el presbiterio ganó en belleza y S. José y S. Vicente ganaron en prestancia, con sus aureolas nuevas. 2. La sacristía depósito (a la izda. del templo), que, gracias a los nuevos armarios y estanterías hechos, permite guardar, en orden y con decoro, las mil y una cosas que se usan para dar solemnidad y belleza a las celebraciones. 3. La adquisición de 2 micrófonos inalámbricos con su respectivo equipo de amplificación y recarga.
2.    Las que no se ven, aunque están a la vista: 1. El cambio de las luminarias que cuelgan del techo, hasta duplicar la luminosidad del templo. 2. El pintado, con color cemento, de toda la primera altura de la iglesia, incluidos los techos de capilla y coro. 3. El abono y arreglo de los jardines.

LLAMADO A PARTICIPAR MÁS ACTIVAMENTE EN LA PARROQUIA.
Ir a la periferia de la parroquia, es la frase que no se cansa de repetirnos el Papa Francisco. Hay que salir de sí mismo (de sus egoísmos, comodidades y fe cristiana superficial y reducida a la misa) e ir a los demás, a predicar en la calle (la comunidad cristiana que conforma la parroquia). S. Vicente de Paul decía: “no me basta amar a Dios si mi prójimo no lo ama”. Y esto lo lanzaba e evangelizar, en especial a los pobres, a contactar toda clase de gente y a crear Instituciones que multiplicasen y continuasen su obra (laicos en el Voluntariado Vicentino AIC; misioneros sacerdotes y laicos en la Congregación de la Misión; y mujeres consagradas a servir a Cristo en los pobres con las Hijas de la Caridad. La unión hace la fuerza: entre a formar parte de alguno de los Grupos Pastorales Parroquiales.

GRUPOS PASTORALES DE LA PARROQUIA
Son 20 en la actualidad y cubren toda clase de actividades. Diremos algo de cada uno de ellos en las próximas HP (Hojas Parroquiales), con la esperanza de que sean muchos los que quieran integrarlos. La Resurrección del Señor pide cristianos comprometidos.

MATRIMONIOS UNIDOS EN VICTORIA
Son fines de semana que organiza el Movimiento Católico del mismo nombre, con el fin de “reconstruir y fortalecer la relación entre los esposos para formar una comunidad de vida y amor”. Son el mejor regalo que pueden darse los esposos para vitalizar su matrimonio y la familia. El primer fin de semana será los días 26,27 y 28 de abril; y el segundo los días19, 20 y 21 de julio. No se lo pierdan. Informes donde Pedro y Jacky (997890684, 99410*3179) y donde Alberto y Sara (991002327, 99392992799.

Tema

Tema

EL SEÑOR DE LA DIVINA MISERICORDIA

 Según el Diario de Sta. Faustina Kowalska, vidente del Señor de la Divina Misericordia, fue el mismo Señor quien pidió que su Fiesta fuera celebrada en el Primer Domingo después de Pascua. “En ese día, las profundidades de mi misericordia estarán abiertas para todos… En ese día, “quien se confiese y comulgue obtendrá el completo perdón de sus pecados y del castigo merecido” (Diario 699). Devoto del Señor de la Divina Misericordia fue el Papa y hoy Beato Juan Pablo II quien, el 17 de agosto del 2002, instituyó la fiesta para toda la Iglesia, deviniendo rápido en una de las devociones más queridas y extendidas. Puesta la Fiesta en la Octava de la Resurrección del Señor, el Señor Resucitado se nos presenta como el Señor de la Misericordia, el que encarna y derrama la misericordia de Dios.

 

El 2º Domingo de Pascua fue siempre en la Iglesia un Día Grande, ante todo por ser la octava de la Resurrección del Señor. “Como si ahora hubiéramos nacido…” (1 Pe 2,2), es la obertura de la liturgia de ese día, que hace referencia a cuantos por el bautismo hemos muerto y resucitado con Jesucristo. Por su parte, el evangelio nos relata cómo en ese día, Jesús instituyó el Sacramento del Perdón (Jn 20, 19-31), que es la inclinación más profunda de Dios al hombre caído (para levantarlo), como dijo Juan Pablo II.  Al Señor Resucitado le cae perfecto el sobrenombre de Señor de la Divina Misericordia, pues es como se muestra después de su Resurrección: Todo Misericordia.

 

“Rico en Misericordia”, 1º con los apóstoles, al desearles repetidamente la paz. ¡El Shalom (saludo judío de paz y bien), debió sonarles a música celestial! No había reproche (por su huida en el Viernes Santo), sino los sentimientos y los buenos deseos del amigo y Maestro, que les tendía las manos, mientras ellos se iban llenando de alegría, de valor, de ganas de ser verdaderos apóstoles y testigos de su Resurrección. 2º con todos los hombres y mujeres del mundo, al dar a los apóstoles el poder de perdonar, instituyendo para siempre, el Sacramento del Perdón. Memoricemos el texto (Jn 20, 23). 3º con la Iglesia, comunidad de apóstoles y fieles, al enviarles el Espíritu Santo, “don de todo consuelo”.

 

Fue el Espíritu Santo, quien resucitó a Jesús (Rom 8,11), dejando una cruz y un sepulcro vacíos. Él lo devolvió a la vida para ser “el Señor”, pero también para ser, cara a nosotros, “el Señor de la Misericordia”, de modo que atraídos por su amor, no vivamos ya para nosotros sino para Él. Es lo más importante del hecho histórico de la Resurrección y es lo que más conmovió a los apóstoles. Les emocionó tocar a Jesús y saber que era real, pero les emocionó aún más la experiencia de fe que los envolvió y los sedujo. La convicción de que Jesús estaba vivo y, por su amor misericordioso, de nuevo con ellos. ¡¿Quién o qué los podría apartar ya del amor de Cristo?! (Rom 8,35). Es la clase de experiencia de fe que tenemos que hacer nosotros: para no tener miedo y para cambiar a mejor las cosas.

 El amor hecho misericordia, la compasión, fue el alma de la vida de Jesús, como lo fue también del Papa Juan Pablo II, quien sintomáticamente fuera beatificado un día como hoy. Y como lo fue de Benedicto XVI, cuya primera Carta Encíclica como Papa fue Dios es Amor (2005). Y como lo está siendo para el Papa Francisco, quien en los 25 días de su Pontificado (13.03.2013) no ha cesado de insistir en la misericordia del Señor, pidiéndola para él y para nosotros, e invitándonos a confiar en Su misericordia.


Archivo de la Hoja Parroquial

A continuación el archivo con los números anteriores de la Hoja Parroquial Encuentro

Hoja Parroquial - Encuentro Nº 506
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 503
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 501
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 500
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 499
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 497
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 496
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 495
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 493
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 494
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 482
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 480
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 479
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 478
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 477
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 476
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 474
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 473
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 472
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 470
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 471
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 469
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 468
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 466
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 465
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 464
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 461
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 463
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 460
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 458
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 457
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 456
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 454
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 453
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 452
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 451
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 449
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 448
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 447
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 446
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 445
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 444
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 443
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 442
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 441
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 440
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 439
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 438
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 437
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 436
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 435
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 434
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 433
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 432
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 430
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 429
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 428
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 427
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 426
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 425
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 424
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 423
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 422
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 421
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 419
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 417
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 416
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 415
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 414
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 412
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 411
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 410
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 409
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 408
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 407
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 406
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 405
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 404
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 403
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 402
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 401
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 399
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 398
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 397
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 395
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 394
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 392
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 391
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 390
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 389
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 388
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 387
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 386
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 385
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 384
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 383
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 382
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 381
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 380
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 379
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 378
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 377
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 376
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 375
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 374
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 373
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 372
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 371
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 370
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 369
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 366
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 365
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 364
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 363
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 362
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 361
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 360
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 359
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 358
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 357
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 356
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 355
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 354
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 352
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 351
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 350
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 349
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 348
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 347
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 345
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 343
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 342
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 341
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 340
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 339
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 337
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 336
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 335
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 332
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 331
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 330
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 329
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 328
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 327
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 326
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 325
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 324
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 322
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 321
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 320
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 319
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 318
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 317
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 316
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 314
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 313
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 311
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 310
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 309
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 307
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 304
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 274
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 273
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 272
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 271
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 270
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 269
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 268
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 267
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 265
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 264
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 263
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 260
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 259
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 256
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 258
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 257
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 255
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 254
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 253
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 252
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 251
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 250
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 249
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 248
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 247
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 246
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 245
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 243
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 242
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 241
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 240
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 239
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 238
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 236
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 234
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 233
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 232
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 231
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 230
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 229
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 228
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 227
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 226
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 225
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 224
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 223
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 222
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 221
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 220
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 219
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 218
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 217
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 216
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 215
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 214
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 213
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 212
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 211
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 210
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 209
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 208
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 207
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 206
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 205
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 204
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 203
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 199
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 198
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 197
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 196
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 195
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 194
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 193
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 192
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 191
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 190
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 189
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 188
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 187
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 186
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 185
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 184
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 183
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 182
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 180
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 179
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 174
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 173
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 172
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 171
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 170
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 169
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 168
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 167
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 166
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 165
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 161