Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181

06/09/08
Carta del Administrador Parroquial

Queridos amigos

Como saben, el Evangelio de san Mateo es una catequesis sobre la Iglesia. En especial sobre cómo debemos portarnos en ella y desde ella, con Dios y con nuestros hermanos. En concreto, nos presenta dos prácticas que Jesús y la Iglesia esperan de sus seguidores: una en relación con el perdón al pecador mediante la “corrección fraterna”, y la otra en relación con la súplica a Dios mediante la “oración en común” (Mt 18, 15-17. 19-20). El fundamento de ambas está en la naturaleza peculiar de la Iglesia, que es comunión en el amor y que reviste cuanto hace con un halo de “misterio sagrado”, distinto de lo que pide y hace “el mundo”.

Es bueno recordar esta “peculiar naturaleza” de la Iglesia antes de ponernos a hablar de la “corrección fraterna” y de la “oración en común”, que nos pide Jesús. Ambas son muy importantes  -y muy actuales - , pero no las pondremos en práctica o las practicaremos mal, si antes no nos dejamos llenar del espíritu de caridad cristiana, que debe animar nuestras vidas y guiar nuestras relaciones. Hay muchas clases de corrección  -pública, vísceral, punitiva, terapéutica, etc. etc. -, Jesús nos habla de la “corrección fraterna”, que ayuda al prójimo, construye la comunidad y agrada a Dios.

Para san Mateo, la “corrección fraterna” es ir al hermano y hablar con él a solas y con el corazón para lograr que se enmiende y se ponga a firme. O para lograr que se arrepienta de su pecado y obtenga el perdón de la Iglesia, que es a donde apunta el texto (Mt 18, 15-18). No se trata de corregir por corregir o fastidiar, sino de ganar al hermano. La “corrección fraterna” se hace equilibrando firmeza con suavidad. Hay que ser firme, pero sin dureza ni rigidez. Además, es necesario…
• asegurarse de que efectivamente el otro cometió tal error o falta…
• orar a Dios pidiendo sus luces para poder acertar y lograr la corrección,
• recordar siempre que la persona vale mucho más que el error o la falta cometidos. Y que lo importante, más que la rectificación, es la persona que hay que recuperar.
• Dejar pasar un tiempo prudencial entre la comisión del error o falta y la corrección,
• Proceder con prudencia y paciencia, sin prejuzgar ni presionar ni traumar,
• Buscar el tiempo, el lugar, las palabras y las actitudes oportunas para corregir,

En relación con la “oración en común”, Jesús nos asegura y garantiza que si nos juntamos para pedir algo, el Padre Dios nos lo dará. Y la razón es que cuando nos reunimos para rezarle, Jesús está en medio de nosotros (Mt 18,19-20) y… el Padre no le niega nada al Hijo. Lamentablemente somos muy individualistas al rezar y cada uno lo hace por su cuenta. Rara vez lo hacemos juntos, en familia. Con Jesús, les invito a rezar juntos, a unirse en la oración. Verán cómo las cosas cambian y reciben cuanto piden.

Noticias

ENCUENTRO DE CONFRATERNIDAD JUVENIL-VOCACIONAL
Abierto a todos los jóvenes, se lo llevará a cabo el sábado 13 a las 9 a.m. en el complejo deportivo de la Municipalidad de San Isidro. Con desfile de los equipos, presentación artística y competencias (atletismo, volley y fulbito), terminando con un Compartir. Se espera a cuantos se sientan  jóvenes. Bienvenidos.
DOMINGO DE CARIDAD
Será el próximo domingo 14. Para que en todas las misas los fieles puedan traer alimentos no perecibles y puedan así ayudar a los hermanos en necesidad. Los alimentos serán depositados en canastas preparadas para el efecto. Gracias por acordarse y colaborar en este domingo de la Caridad de este mes de de Setiembre, mes de San Vicente de Paul, el Santo Patrono de de la Caridad.
LANZAMIENTO DE LA MISIÓN CONTINENTAL
Organizada por la Conferencia Episcopal del Perú, se la llevó a cabo significativamente en la Fiesta de Santa Rosa. Fue en el Coliseo Don Bosco de Breña, y contó con la participación de casi todos los 48 Obispos del Perú, unos 100 sacerdotes y más de 2000 laicos misioneros. El núcleo central de la celebración fue una solemne y emotiva Eucaristía concelebrada, que presidió el Cardenal y Arzobispo de Lima, Mons. Ciprini. Al final de la celebración, los Obispos, cantados uno por uno, recibieron copia del Retablo de la Misión Continental, que entregara el Papa en Aparecida, y que es obra de un artista cuzqueño. A partir de hoy y de la mano de Sta. Rosa, todas las diócesis, Vicariatos y Prelaturas del Peru, entran en misión. La Diócesis de Lima la inició el 27 de Abril, con la Fiesta de Sto. Toribio de Mogrovejo.
LA MISIÓN CONTINENTAL
Es el compromiso que, en Aparecida (Brasil, 2007), asumieron todos los Obispos de América Latina y el Caribe, de misionar sus países hasta el último rincón de cada diócesis, de manera sistemática y permanente. Los detalles de esta Misión Continental están recogidos en un Documento Guía preparado por un Equipo del CELAM y aprobado por los Presidentes de las Conferencias Episcopales de los países del Continente. La Hoja Parroquial presentó este Documento en el nº 168.
BENDICIÓN DEL PAN FAMILIAR
Será parte importante de la celebración del Día de la Familia. A la entrada de la Iglesia cada Familia podrá comprar un “pan familiar”, que, por S/ ….. ofrecerán los vicentinos de la Conferencia Medalla Milagrosa. Los panes familiares serán bendecidos solemnemente y presentados al Señor como signo de la familia: un solo y mismo pan que se comparte por todos sus miembros. Cosa que se espera hagan más tarde en sus casas
CELEBRACIÓN DEL DIA DE LA FAMILIA
La tendremos el próximo domingo 14, al final de la Semana de la Familia, que parte hoy con la Jornada por la Vida. Y la celebraremos con Misa de Salud a las 12, y la Bendición del Pan Familiar. Están invitadas a participar todas las familias y toda la familia: papás e hijos, abuelos y nietos. Por favor, pasen la voz y hagan que sus familias amigas vengan ese domingo 14 con ustedes. Las recibirá la Pastoral Familiar de la Parroquia, que agradece de antemano su presencia.

Tema

JUAN GABRIEL PERBOYRE, MISIONERO MÁRTIR EN CHINA.

En la Parroquia de la Medalla Milagrosa de San Isidro, hay una pequeña imagen de un extraño mártir. Por su vestido, corte de pelo y coleta, parece un chino, y hasta su nombre es chino: Tong Weng Hio. Pero sus rasgos son europeos y su nombre de pila es Juan Gabriel Perboyre. La gente no lo conoce gran cosa, pero lo adora. Y se siente cautivada por él, que parece estar rodeado de un halo de gracia y brotándole una fuerza que hace milagros. Milagros y muchos y de toda clase, son los que, según los fieles, hace este pequeño gran santo. Averiguaciones posteriores dan fe de que sucede lo mismo en todas las iglesias en las que se le venera.

Su vida es tan breve y curiosa como su imagen, y de una sencillez impresionante. Para empezar, vivió sólo 38 años (1802-1840): 24 preparándose hasta ser sacerdote misionero vicentino. Y los 14 restantes, trabajando en la docencia - 9 años en Francia- , y de misionero ad gentes -5 años en China, donde murió mártir. Pero será bueno no dejarse engañar por las apariencias. En la Sagrada Escritura hay una frase que le cae muy bien a Juan Gabriel: vivió pocos años, pero en tan pocos años llevó a cabo hartas cosas. Vivió como quemando etapas y avanzando muy rápido. Así, ordenado de sacerdote, fue nombrado superior del Seminario Menor de Saint Flour con apenas 25 años; y subDirector del Seminario de la Casa Madre en París, con apenas 30 años.

¿Qué hubiera llegado a ser si, a los 32 años y a petición suya, no lo envían de misionero a China? Pero en los destinos de la Providencia estaba escrito que sería misionero y mártir en China… A los 15 años se dejó seducir por esa idea y ya no vivió más que para realizar ese gran sueño. Fue lo que motivó su vida y cuanto hizo: tenía que ser lo máximo en todo si había de ser misionero y mártir. Y fue lo máximo en todo: estudios, docencia, ministerios, santidad. También y sobre todo en santidad: “le petit saint” (= “el santito”), fue como cariñosamente lo llamaron cuantos lo conocieron.

En las Regiones del Honán y del Hupé, en China, que recorrió casi siempre a pie y a salto de mata, “el santito” demostró ser todo un Gran Santo. Alguien a quien el Señor Jesús quiso unir muy íntimamente a El en su Pasión y Muerte, que reprodujo hasta en los más  pequeños detalles. Cual “Otro Cristo”, como se le ha llamado, fue traicionado por uno de sus discípulos y vendido por 30 monedas, tuvo que ir de tribunal en tribunal, fue flagelado y torturado de mil maneras, y fue ejecutado (por estrangulación) atado a una cruz, en compañía de 7 ladrones, que le precedieron en la muerte. Murió en un viernes, a las 3 de la tarde… En Uchang Fu, el 11 de setiembre de 1840.

Dicen que, después de su muerte, una gran cruz luminosa apareció en el cielo. Muestra especial sin duda del aprecio que el Señor le tuvo. Como parece que sigue teniéndolo a cuantos honran a Juan Gabriel Perboyre en su pequeña imagen.


JUAN GABRIEL PERRBOYRE, DISCIPULO MISIONERO VICENTINO. PRIMER SANTO MARTIR DE CHINA

FECHAS IMPORTTANTES DE SU VIDA (1802-1840)
6 DE ENERO DE: 1802: Nacimiento en PUECH, (Montgesty)   
7 DE ENERO DE  1802: Bautismo
16 DE JUNIO DE 1817: Decisión de prepararse al sacerdocio.
27 DE DICIEMBRE DE 1818: Ingreso en la CM en Montauban.
ENERO DE 1821: Llegada a Paris para estudiar Teología.
SETIEMBRE DE 1823: Profesor en Colegio de Montdidier.
23 DE SETIEMBRE DE 1826: 0rdenado sacerdote en Paris.
FINES DE SETIEMBRE DE 1826: Profesor del Seminario Mayor de Saint Flour.
SETIEMBRE 1827: Superior del Seminario Menor de Saint Flour.
2 DE MAYO DE 1831: Muerte de su hermano vicentino Luis.
SETIEMBRE DE 1832: Sub Director del Seminario C.M.en Paris
2 de. FEBRERO DE 1835: Obtiene permiso para ir a China.
21 DE MAYO DE 1835: Embarque en El Havre.
29 DE AGOSTO DE 1835: Llegada a :Macao.
27 DE JUNIO DE 1836: Llegada a la mision de Honan
INICI0 DE 1839: Enviado a Houpé.
16 de SETIEMBRE DE 1839: Es arrestado.
15 DE Julio DE 1840: Condenado a muerte
11 DE SETIEMBRE DE 1840: Estrangulación y Muerte en Uchang Fu
10 DE NOVIEMBRE DE 1889: Beatificación por el Papa León XIII
02 DE JUNIO DE 1996: Canonización por Juan Pablo II. Roma

38 años de vida: 24 para hacerse sacerdote vicentino (23.09.1826)
14 ejerciendo su ministerio: 9 en Francia + 5 en China


I. DISCÍPULO del SEÑOR al estilo de SAN VICENTE DE PAUL: OTRO CRISTO

1. Nacimiento
Nació en la Epifanía de 1802 en Puech, un pueblito cerca de Cahors al sur de Francia, de un matrimonio campesino acomodado y muy cristiano. Pedro Perboyre y María Rigal tuvieron 8 hijos, de los que 3: sacerdotes vicentinos; 2: Hijas de la Caridad y 1 Carmelita.
Gabriel, el mayor, fue bautizado al día siguiente de su nacimiento (7.01.1802) e hizo su 1ª comunión a los 11 años (1813, año del nacimiento de Federico Ozanam), entrando a ser miembro de la Asociación del Santísimo Sacramento.

2. Estudios
Reparte su tiempo entre el estudio en la iglesia parroquial y el trabajo en el campo, hasta que a los 15 años (1817) acompaña a su hermano Luis al Seminario Vicentino de Montauban, del cual era Rector su tío Santiago Perboyre. Los pocos días que pasó en el Seminario con su tío y seminaristas, y la Misión Popular que diera el abate de Chiezes, lo animaron y le decidieron a ser misionero vicentino. Entró al Seminario Vicentino en Noviembre de 1818, destacando por su inteligencia, su madurez (“juicioso”), “caritativo”, “mortificado”, buen compañero, devoto de la eucaristía y de la Virgen María. Se le llamaba el “santito” (le petit saint) y era muy conocido su deseo de ir como misionero a China. El punto debil, que era algo enfermizo, aunque nunca se quejaba.


3. Miembro de la Congregación de la Misión
Hizo sus votos a los 18 años (28.12.1820, año en que moría martirizado Regis Clet). Estudió Teología en San Lázaro (1821-23, Casa Madre C.M. en Paris), y fue enviado como Profesor al colegio de Montdidier, hasta cumplir los 24 años. Cumplidos los 24 años, fue ordenado sacerdote vicentino el 23.09.1926 en la Capilla de las Hijas de la Caridad en rue du Bac.  (En el mismo día en que SVP fuera ordenado sacerdote y donde 4 años más tarde habría de aparecerse la Virgen de la Medalla Milagrosa).

4. Hecho sacerdote vicentino, sus ministerios son: 1826, Profesor de teología en el Seminario Mayor de saint Flour, y en 1827, superior y ecónomo del Seminario Menor. 1832 a febrero de 1835, sub Director del Seminario Interno (Noviciado) y profesor del Seminario Mayor en la Casa Madre de Paris, a donde llegó con fama de santidad, de sabio y de formador. Y conociéndose su deseo y su pedido a los superiores de ir como misionero a China.


II.- MISIONERO AD GENTES EN CHINA

5. Antecedentes misioneros de la Congregación y del P.Perboyre en China
La Congregación de la Misión -(PP. Lazaristas o Vicentinos en Perú)-, se había hecho cargo de las misiones
de los jesuitas en China, en 1785, relevándolos tras la supresión de la Compañía en 1773.
En 1818, cuando Juan Gabriel se hace vicentino, la Congregación de la Misión en Francia está apenas resurgiendo de sus cenizas, después de su supresión en 1792, tras la Revolución Francesa (1789).
Aún así es la Comunidad que ofrece más posibilidades de misión, sobre todo en China.

6. "Cuando El se dignó darme la vocación al estado eclesiástico, el principal motivo que me determinó a
responder a su voz, fue la esperanza de poder predicar a los infieles la buena nueva de la salvación.
Desde entonces jamás he perdido de vista esa perspectiva. Sobre todo la idea de las misiones de China ha
hecho siempre palpitar mi corazón".

7. "El santito", como ya se le llama, ha hecho una novena a S. Francisco Javier y está convencido de que será
misionero en China. El martirio en 1820 del P. Regis Clet -(hoy San Regis Clet)-, conmocionó a la comunidad, pero sobre todo a Perboyre, que tiene la certeza de que él irá a reemplazarlo.
"¡Qué felices seríamos si tuviéramos un día su misma suerte!", dirá a los seminaristas cuando les muestre,
siempre emocionado, las reliquias del mártir: "este es el vestido del P. Clet, esta es la cuerda con que le
estrangularon".

8. Juan Gabriel Perboyre tenia 33 años y se disponía a partir para China cuando escribió a su tío y tutor
P. Santiago, comunicándole esta "gran noticia", "una gracia preciosísima con la que el buen Dios acaba de
favorecerme ". Decidió su vocación a los 15 años, en unas misiones que el abate de Chiezes, gran orador y
misionero, daba en Montauban, donde él estudiaba. "Que hermosa es la cruz plantada en tierras infieles y
regadas una y otra vez per la sangre de los mártires!", escribió ese año para la premiación del término escolar.  El Señor lo había llamado eligiéndolo para ser misionero. Esta elección especial la tuvo siempre presente. Desde ahora sera la razón de ser de su vida, su sueño y empeño.

9. Los superiores venían preparando una nueva expedición misionera a China, la que habría de partir desde El Havre, el 21 de marzo de 1835. Contra viento y marea, como por un milagro, JGP fue autorizado a partir con el grupo.  No lo impidieron ni su precaria salud  -(contraorden del médico)- , ni el nuevo cargo de SubDirector del Seminario,  ni la noticia de la muerte de su hermano el P. Luis (el 02.06.1831), a los 24 años, en viaje como misionero a China... La autorización la recibió el 2 de febrero, Día de la presentación de Jesús en el templo y Día de la Candelaria. Juan Gabriel acababa de cumplir 33 años.

10. Curiosamente el año en que él nació (1802), el Emperador Kian King  6° de la Dinastia Manchú , había dado un Decreto prohibiendo el trabajo de los misioneros fuera de Beijin. Pero era precisamente fuera de la capital Beijin, en la grandes Provincias del Interior, donde se encontraban las misiones. Y donde, pese a las persecuciones, encarcelamientos y muertes, se podía seguir misionando, dependiendo de las veleidades de los mandarines y autoridades locales. Así ocurría en el Honan y en el Hupe, donde, una vez aprendido el chino, misionó Juan Gabriel.

11. Arribo a China e inculturación:
La expedición de JGP con los otros 4 misioneros llegó a Macao el 29 de agosto, despúes de 5 meses largos de viaje accidentado (que relató en 3 cartas). Era otra cultura, que JGP empezó a asimilar ávida y rápidamente. Sólo tenía el resto del año (4 meses) para empezar a inculturarse y hacerse chino con los chinos. Tomó el nombre de Tong Weng Hio y se vistió a la usanza china, la cabeza afeitada, una larga coleta y grandes bigotes, así parecía más chino (y menos extrajero, para evitar sospechas). Pero no sólo se adaptó externamente. Amó de todo corazón a la gente, con su carácter, sus costumbres y su lengua, que llegó a aprender bastante bien (durante su viaje a Macao y en Macao).

12. Trabajo misionero
Después de su primer sermón y confesiones en chino, el 21.12 emprende viaje a la Provincia
central de Honan, a la que llegó después de recorrer cientos de kilómetros en 4 meses y medio. Casi siempre a pie, herniado como estaba desde hacía muchos años, por caminos difíciles y marginales y ríos que había que vadear. Sabiendo que la religión cristiana estaba prohibida bajo pena de muerte. Por fin, el 7 de mayo 1836, puede abrazar a los 2 misioneros lazaristas, que cuidan la misión. JGP trabajó en Honan un año y medio, visitando las 20 comunidades cristianas esparcidas en 1600 kilómetros. En 1838 es destinado a la provincia de Hupé con 2000 cristianos en 15 comunidades, las que visitó y misionó en los 21 meses que estuvo aquí. De los 5 años que vivió en China, 3 fueron de correrías apostólicas, visitando y misionando las comunidades cristianas, a salto de mata muchas veces y con escasos recursos siempre.

13. Misionero con alma y visión de apóstol, le preocupó la situación de la Iglesia y, más en concreto, de las misiones. Eran necesarios un acatecumenado (laicado) fuerte, un clero nativo y una nueva organización eclesial. Trabajó en ello y elaboró un meditado plan que en sus líneas esenciales se lo llevó a cabo más tarde.

14. Muere un Misionero y nace un Mártir: Otro Cristo
El 15 de setiembre de 1839 pasó en Hupé lo que se temía que en cualquier momento podría pasar: estalló violentamente la persecución. JGP se refugió en un bosquecillo con algunos cristianos, pero fue delatado por un neófito y fue apresado por los soldados. La prisión, el juicio, los tormentos (para hacerle renunciar a su fe y revelar los nombres de los misioneros y catequistas), la incomunicación, durarón casi un año. Hasta la confirmación imperial de la sentencia a muerte y su muerte, que sucedieron en la mañana del 11 de septiembre de 1840.

15. Tenía 38 años de edad y repitió en tantos increíbles detalles la Pasión y Muerte del Señor, que hacen de él "otro Cristo" (Alter Christus, titulo de una biografia suya por el P. Josó Vega). La traición de uno de sus
discípulos por 30 monedas, la ida de tribunal en tribunal, la flagelación, la ejecución (por estrangulación) atado a una cruz, la compañía de 7 ladrones, que le precedieron en la muerte, el día y la hora de la muerte, (un viernes a las tres de la tarde), la aparición de una gran cruz luminosa en el cielo  -(aquella cruz que entreviera a los 15 años: “¡Qué hermosa es la cruz plantada en tierras infieles y regada una y otra vez pr la sangre de los mártires”. 
Algunos discípulos recogieron su cadáver y lo sepultaron junto a la tumba de San Regis Clet (¡!).
Hasta que ambos cadáveres fueron llevados a la Casa Madre de la C.M. en Paris (6 de enero de 1886), donde hoy son reliquias veneradas por los fieles..

16. Canonización
Dadas su vida y muerte  -los motivos y las circunstancias de ésta principalmente- , el P. Juan Gabriel o P. Tong, fue muy pronto considerado un santo. "El santito"  -lo llamaron desde niño: Desde el 2 de junio de 1996, la Iglesia lo llamó Santo, y lo propuso a nuestra veneración, intercesión e imitación como misionero.

17. Fue beatificado a los 49 años de su muerte y canonizado, por Juan Pablo II, 106 años después. Su cuerpo.  Debió ser el aspecto misionero de JGP lo que decidió a Juan Pablo II a canonizarlo. Junto, desde luego, con la santidad de su vida, el martirio singular de su muerte y los milagros de rigor. Beatificado per León XIII a los 49 años de su martirio en U Chang Fu, su canonización se hizo esperar 156 años. Hasta que el 2 de junio 1996 sonó la hora de la Providencia. Para esta nueva primavera misionera de la Iglesia, en el umbral del tercer milenio, el Papa misionero quiso presentar al mundo un modelo de santo y un intercesor, que es un Gran Misionero.


18.MENSAJE

- En lo humano, JGP encarna el proyecto de realizarse y de alcanzar la perfección, siendo siempre fiel y generoso con este proyecto. Encarna también el ideal de ser y dar de sí lo mejor.
- En lo cristiano, su vida es una encarnación viva de Cristo, especialmente en su pasión y muerte.
- Como misionero, más alla de ciertas expresiones propias del concepto misionero, algo romántico, de su tiempo, encarna el ardor apostólico y el empeño por la inculturación, exigidos por la Nueva Evangelización.

19.PRESENCIA DE PERBOYRE EN PERU

Juan Gabriel entró en Perú con la llegada de la Congregación de la Misión y de las Hijas de la Caridad en 1854. Hacía 14 años que se venia hablando de él y rezando por su beatificación. Cuando ésta llegó, 35 años más tarde, su devoción e imagen aparecieron pronto en todas las Iglesias y Casas de ambas comunidades. Fue un "santo" que, en los ambientes donde trabajaron los Misioneros Vicentinos y las Hijas de la Caridad, llegó a ser muy querido. Y lo siguen queriendo, inspirando devoción y derramando favores ("milagros" y gracias especiales, como cuentan).

 MÁXIMAS DE SAN JUAN GABRIEL PERBOYRE

1.  “¡Feliz el que de nadie espera cosa alguna más que de Dios!”

2.  " No es necesario hacer muchas cosas, ni cosas extraordinanas para agradar a Dios, basta que hagamos bien lo que hacemos. Cumplamos nuestros deberes lo mejor que podamos y haremos mucho".

3.  "Jesucristo es el Gran Maestro de la ciencia, es el único que da luz verdadera. Toda ciencia que no procede de El, y conduce a El es vana, inútil y perjudicial. No hay más que una cosa importante: conocer y amar a Jesucristo".

4.  "Nunca estoy más contento que cuando he celebrado el Santo Sacrificio de la Misa".

5.  "Una Ave María bien rezada vale más que toda la ciencia del mundo entero".

6.  " Así como nuestro cuerpo no puede vivir sin el aire que respira, así nuestra alma muere si no respira por medio de la oración".

7.  "El Espíritu de amor es el que ha escrito las palabras de los Salmos; por esto debemos rezarlos animados del mismo Espíritu y por consiguiente, cada palabra salida de nuestra boca debería ser un acto de amor".

8.  "Recemos el oficio del  Breviario de manera que no nos tengamos que avergonzar, a vista de los ejemplos de virtud, que nos va a ofrecer la vida del Santo, a quien vamos a rezar".

9.  "El crucifijo es el más bello y conmovedor de los libros… Muchos se quejan de no saber meditar. Basta mirar cinco minutos al crucifijo con espíritu de fe, para hallarse uno penetrado de Amor y reconocimiento hacia  nuestro Señor, y con más vehementes deseos deseos de servirle ".

10. “Nuestro Señor es el modelo del hombre nuevo que debemos esforzarnos en fornar en nosotros. Para llegar a la vida interior es preciso pasar por los diversos estados por los cuales El mismos pasó".

11. “En el crucifijo, el Evangelio y la Eucaristía, hallamos cuanto podemos desear”

12. “Qué bella es la cruz plantada en tierra de infieles y muchas veces regada con la sangre de los mártires”

13. “Vale la pena recordar que el sufrimiento es la mitad del misionero”

14. “Ser felices no es disfrutar toda clase de consolaciones en este mundo, sino experimentar la voluntad de Dios, es servirlo y hacerlo servir”

PREGUNTAS PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO

1. Qué TRES actitudes principales te llaman la atención en la vida de JGP y por qué.

2. Qué TRES virtudes principales descubres en la vida de JGP

3. Qué es lo que más te llama la atención en JGP como misionero

5. De las MÁXIMAS de JGP escoge la que más te llama la atención y di por qué.

 


Archivo de la Hoja Parroquial

A continuación el archivo con los números anteriores de la Hoja Parroquial Encuentro

Hoja Parroquial - Encuentro Nº 506
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 503
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 501
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 500
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 499
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 497
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 496
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 495
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 493
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 494
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 482
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 480
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 479
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 478
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 477
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 476
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 474
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 473
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 472
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 470
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 471
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 469
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 468
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 466
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 465
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 464
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 461
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 463
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 460
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 458
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 457
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 456
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 454
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 453
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 452
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 451
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 449
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 448
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 447
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 446
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 445
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 444
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 443
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 442
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 441
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 440
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 439
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 438
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 437
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 436
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 435
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 434
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 433
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 432
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 430
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 429
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 428
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 427
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 426
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 425
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 424
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 423
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 422
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 421
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 419
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 417
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 416
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 415
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 414
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 412
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 411
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 410
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 409
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 408
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 407
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 406
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 405
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 404
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 403
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 402
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 401
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 399
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 398
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 397
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 395
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 394
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 392
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 391
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 390
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 389
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 388
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 387
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 386
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 385
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 384
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 383
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 382
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 381
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 380
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 379
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 378
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 377
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 376
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 375
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 374
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 373
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 372
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 371
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 370
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 369
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 366
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 365
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 364
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 363
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 362
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 361
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 360
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 359
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 358
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 357
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 356
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 355
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 354
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 352
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 351
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 350
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 349
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 348
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 347
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 345
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 343
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 342
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 341
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 340
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 339
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 337
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 336
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 335
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 332
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 331
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 330
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 329
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 328
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 327
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 326
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 325
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 324
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 322
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 321
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 320
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 319
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 318
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 317
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 316
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 314
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 313
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 311
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 310
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 309
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 307
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 304
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 274
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 273
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 272
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 271
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 270
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 269
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 268
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 267
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 265
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 264
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 263
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 260
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 259
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 256
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 258
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 257
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 255
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 254
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 253
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 252
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 251
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 250
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 249
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 248
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 247
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 246
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 245
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 243
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 242
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 241
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 240
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 239
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 238
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 236
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 234
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 233
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 232
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 231
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 230
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 229
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 228
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 227
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 226
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 225
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 224
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 223
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 222
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 221
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 220
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 219
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 218
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 217
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 216
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 215
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 214
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 213
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 212
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 211
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 210
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 209
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 208
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 207
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 206
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 205
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 204
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 203
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 199
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 198
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 197
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 196
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 195
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 194
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 193
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 192
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 191
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 190
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 189
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 188
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 187
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 186
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 185
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 184
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 183
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 182
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 180
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 179
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 174
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 173
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 172
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 171
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 170
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 169
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 168
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 167
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 166
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 165
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 161