Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368

04/04/12
Carta del Párroco
Queridos amigos

¡Qué notición el de hoy! Ha resucitado un hombre que estaba muerto de tres días. Nos lo cuenta Juan (20, 1-9), después de comprobar lo sucedido y concordante concientos de testigos (1 Cor 15, 5-8). Y nos lo cuenta lleno de la emoción del momento y feliz, porque ese hombre es nada menos Jesús, su querido Maestro, a quien él vio bien muerto en la cruz y luego ayudó a enterrar. Ya no está más en el sepulcro y todo evidencia que simplemente resucitó. Es decir volvió a la vida, pero con un cuerpo transformado y glorioso, para nunca más morir (Rom 6,9).¡Qué notición! ¡Y cuánto hay que felicitar a Jesús por el acontecimiento (y felicitarnos entre nosotros por lo que nos toca!)

La resurrección de Jesús es un acontecimiento tan importante en sí y en sus consecuencias que suele absorber toda nuestra atención. Tanto que casi llegamos a olvidar que lo realmente importante no es tanto “la resurrección de Jesucristo” cuanto que “Jesucristo resucitó”. Para nosotros, que solemos vivir mirando casi siempre tejas abajo, lo máximo es ciertamente la resurrección, el triunfo sobre la muerte, que además legitima y anima y premia nuestra fe (1 Cor 15, 13-20). Pero para Jesús, la resurrección es sólo la parte alícuota de su exaltación por el Padre tras su muerte en la cruz.Inicio de su exaltación, la resurrección es la condición sine qua non (indispensable) para que el Padre lo siga premiando y glorificando.

En un modo de hablar metafórico, el Credo de los Apóstoles expresa así esta exaltación de Jesús después de su resurrección de entre los muertos: subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos…Son sólo tres de las premiaciones, con las que el Padre Dios quiso exaltar a Jesús. San Pablo las recoge a su manera y añade alguna más. Dice: el Espíritu resucitó a Jesús (Rom 8,11), quien subió al cielo (Ef 4,10) para ser glorificado por el Padre como Hijo suyo (Rom 1,4) y como Principio de todo (Col 1, 15-20). Le dio un nombre sobre nombre (Fil 2, 9-11) y lo constituyó en Señor y justo Juez de vivos y muertos (Rom 14, 7-9; 2 Thes 11, 6-7). Para reunir einstaurar en Él a los seres del cielo y de la tierra (Ef 1,10), atrayendo a todos hacia El (Jn 12,31)

Como dije antes, para Jesús lo importante de su resurrección es que es el inicio de su exaltación por el Padre en el Espíritu Santo. Sucederá lo mismo con nosotros, pero hasta entonces, simples mortales, no podemos menos de quedar prendados y prendidos en la resurrección del Señor, que anticipa y asegura la nuestra. La Vida ha vencido a la muerte, la luz a las tinieblas, la verdad al error, el amor al odio. Todo eso y un millón de cosas más significa la resurrección del Señor. Significa también que hay que ir pasando de condiciones inferiores de vida (enfermedad, ignorancia, pobreza, pecado, muerte) a condiciones superiores (salud, sabiduría, bienestar, gracia…).

Noticias

Noticias
¡RESUCITÓ EL SEÑOR, ALELUYA! El párroco y la comunidad de los PP. Vicentinos les desean a ustedes una ¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

EL TIEMPO PASCUAL
Se llama Tiempo Pascual a los cincuenta días que van del Domingo de Resurrección al Domingo de Pentecostés (el 27 de Mayo) y que debieran ser celebrados como si fueran un solo día festivo, ¡un DÍA de 1176 horas! Los ocho primeros días, hasta el Domingo 15, forman lo que se llama Octava de Pascua, y son días litúrgicamente privilegiados.
Como se sabe, el Año Litúrgico está dividido en Tiempos Litúrgicos, cada uno de ellos con su espíritu propio y con características propias. Estos Tiempos se dan en el siguiente orden: Adviento, Navidad, Tiempo Ordinario  -(que comprende un lapso antes de Pascua y otro después de Pentecostés)- , Cuaresma y Pascua. Pero quien marca las fechas de inicio de cada Tiempo Litúrgico, es la Pascua, que constituye el centro y el eje de toda la Liturgia y de la Vida de la Iglesia.
El Tiempo Pascual es un tiempo de alegría y exultación por el Triunfo del Señor sobre la muerte y el pecado. Por eso el color es el blanco, signo de victoria, triunfo, alegría y gozo. Abundan las flores  y hay ambiente de fiesta, siendo el Aleluya (= Gloria a Yavé) y el Gloria los cantos que más se cantan. Y todo esto entorno al Cirio Pascual, que presidirá todas las celebraciones.

NUEVA DIRECTIVA DEL VOLUNTARIADO VICENTINO
El Voluntariado Vicentino de la Parroquia se reunió en Asamblea General en la tarde del martes 27.03 para elegir su nuevo Consejo Directivo. Estando presentes todos sus miembros activos, MonsRevoredo y el párroco, cumplidos los requisitos estatutarios (de aprobación del Plan de Trabajo 2012, y aprobación de las Memorias laboral y económica del 2011), se procedió a la elección. Los cargos recayeron en las Sras. Orietta A. de Del Río, Presidenta;Hortensia Manrique Arango, Vice Presidenta; María del Carmen Gómez F., Secretaria; Felícitas Mu Chau, Tesorera; y Laura Suito de Contreras, Vocal.Felicitaciones y a seguir trabajando por las personas en pobreza. Nunca tan pocas hicieron tanto, suele repetirles su párroco y asesor.

CARISMÁTICOSDE LA PARROQUIA TIENEN NUEVO RESPONSABLE.
Son los esposos Liliana G. de Barandiarán y Eduardo Barandiarán, elegidos por la Coordinadora R.C.C. de la Zona 18 de Lima, a la que pertenece nuestro Grupo Parroquial. Con nuestra felicitación, nuestras oraciones para que el Grupo Renovación Carismática Medalla Milagrosa vaya creciendo en calidad y número. Que el Espíritu lo anime y que hombres y mujeres de oración quieran participar en el Grupo.

HORARIO DE LAS MISAS DE LA PARROQUIA:
Lunes a Viernes: 7 capilla HC;  11, 6.30 y 7.30 en la sede parroquial
Sábados: 7 capilla HC.; 12,  5,  6,  7.30 p.m. en la sede parroquial
Domingos: Sede: 7, 9, 11,12 m, 5.30 y 730 p.m.; Capilla Hijas de la Caridad: 10 a.m.
----------------------------------
(Final del TEMA). De ahí la preocupación por acentuar el hecho de las llagas (Lc 24,39; Jn 20,20.25-29), de que él comió y bebió con sus discípulos (Hch 10,41) o de que comió delante de ellos (Lc 24,42). Estos relatos constituyen una base sólida de la fe en la resurrección. Efectivamente, Jesús fue visto por los suyos, que convivieron con él y aseguraron con toda firmeza el hecho de la resurrección como incuestionable y seguro. (Adaptación por AE de un texto de un equipo de teólogos de la UN/España).

Tema

Tema
¿CÓMO SE EXPLICA LA RESURRECCIÓN DE JESÚS?

Creer en la Resurrección de Jesús es cuestión de fe, pero también de argumentos. Cuestión de fe, porque en definitiva creemos fiándonos del testimonio de quienes dijeron haberlo visto vivo post mortem. Siendo él mismo y al mismo tiempo diferente, lo que significa que volvió a la vida como resucitado y no como revivido. Pero creer en la Resurrección de Jesús es también y ante todo cuestión de argumentos y de hechos históricos, los que sobrepasan la docena. Aún así, el hecho de la fe en la resurrección de Jesucristo es tan decisivo, que es siempre bienvenido cualquier nuevo argumento que sustente el acontecimiento. Al respecto, un nuevo argumento lo ha aportado hace poco tiempo un equipo de teólogos de la Universidad de Navarra (España)

El argumento consiste en probar que el dicho nació del hecho, y no al revés. Es decir, que el hecho de la Resurrección de Jesús fue tan impactante que creó el término resurrección de los muertos(y la de Jesús), e hizo que se empezase hablar masivamente de ella, lo que jamás antes había ocurrido ni habría ocurrido si la Resurrección de Jesús no hubiera existido. Los Apóstoles se limitaron a dar testimonio de lo que habían visto y oído y crearon la predicación kerigmática -(Jesús murió, pero resucitó)-, que llena los Hechos de los apóstoles (He 2, 23-24; 3,15; 4, 10, etc.). Hacia el año 57 San Pablo escribe a los Corintios: «Porque os transmití en primer lugar lo mismo que yo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; y que se apareció a Cefas, y después a los doce» (1 Co 15,3-5).

¿De dónde procede la afirmación de que “Jesús ha resucitado”? ¿Es una manipulación de la realidad… o es un hecho real que sigue resultando tan sorprendente e inesperable ahora como resultaba entonces para sus aturdidos discípulos? Digamos ante todo que ni el mundo griego ni el judío del tiempo de los apóstoles, creía en la resurrección, como vuelta a la vida o regreso después de la muerte y menos con las características que Jesús mostró. Sí creen en el Hades (los griegos) o en el Sheol (los judíos), pero sólo como morada de los muertos, un mundo de sombras, con puertas abiertas a la esperanza, en el caso de los judíos, pues Yavéh es Señor de vivos y muertos. Para los judíos instruidos y piadosos, el Mesías vendría con amplios poderes, pero no consta que pensaran que resucitaría después de su muerte. Entre los griegos, Platón habló de vida tras la muerte, pero especulando sobre la reencarnación, que no tiene nada que ver con la resurrección, es decir, el regreso del fallecido a la vida corporal en el mundo presente.

En el día de Pentecostés, según refieren los Hechos de los Apóstoles, Pedro afirma que «Dios lo resucitó rompiendo las ataduras de la muerte», y en consecuencia concluye: «Sepa con seguridad toda la casa de Israel que Dios ha constituido Señor y Cristo a este Jesús, a quien vosotros crucificasteis» (Hch 2,36). La explicación de tales afirmaciones es que los Apóstoles habían contemplado algo que jamás habrían imaginado y que, a pesar de su perplejidad y de las burlas que con razón suponían que iba a suscitar, se veían en el deber de testimoniar. El argumento definitivo para afirmar la resurrección de Jesús se basa en las apariciones del mismo Jesús a su comunidad de discípulos. Apariciones que son descritas como una presencia real y hasta corporal de Jesús. Come, camina con los suyos, se deja tocar, dialoga con ellos.

Su presencia es tan real que puede ser confundido con un caminante (Lc 24,14-46), un jardinero (Jn 20,15) o un pescador (Jn 21,4-6). El hecho es que los discípulos que lo vieron tenían la seguridad de que no era un "espíritu" (Lc 24,39) ni un "ángel" (Hch 23,8-9). El que murió y fue sepultado era el mismo que resucitó (1Cor 15,3-5). (Sigue en la pg. NOTICIAS)

Archivo de la Hoja Parroquial

A continuación el archivo con los números anteriores de la Hoja Parroquial Encuentro

Hoja Parroquial - Encuentro Nº 506
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 503
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 501
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 500
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 499
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 497
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 496
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 495
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 493
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 494
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 482
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 480
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 479
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 478
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 477
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 476
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 474
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 473
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 472
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 470
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 471
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 469
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 468
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 466
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 465
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 464
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 461
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 463
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 460
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 458
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 457
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 456
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 454
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 453
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 452
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 451
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 449
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 448
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 447
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 446
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 445
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 444
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 443
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 442
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 441
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 440
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 439
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 438
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 437
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 436
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 435
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 434
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 433
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 432
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 430
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 429
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 428
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 427
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 426
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 425
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 424
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 423
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 422
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 421
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 419
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 417
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 416
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 415
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 414
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 412
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 411
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 410
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 409
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 408
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 407
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 406
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 405
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 404
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 403
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 402
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 401
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 399
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 398
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 397
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 395
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 394
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 392
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 391
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 390
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 389
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 388
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 387
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 386
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 385
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 384
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 383
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 382
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 381
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 380
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 379
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 378
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 377
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 376
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 375
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 374
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 373
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 372
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 371
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 370
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 369
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 366
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 365
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 364
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 363
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 362
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 361
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 360
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 359
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 358
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 357
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 356
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 355
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 354
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 352
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 351
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 350
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 349
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 348
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 347
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 345
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 343
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 342
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 341
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 340
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 339
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 337
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 336
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 335
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 332
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 331
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 330
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 329
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 328
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 327
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 326
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 325
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 324
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 322
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 321
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 320
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 319
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 318
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 317
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 316
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 314
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 313
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 311
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 310
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 309
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 307
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 304
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 274
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 273
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 272
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 271
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 270
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 269
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 268
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 267
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 265
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 264
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 263
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 260
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 259
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 256
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 258
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 257
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 255
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 254
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 253
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 252
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 251
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 250
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 249
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 248
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 247
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 246
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 245
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 243
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 242
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 241
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 240
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 239
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 238
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 236
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 234
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 233
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 232
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 231
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 230
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 229
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 228
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 227
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 226
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 225
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 224
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 223
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 222
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 221
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 220
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 219
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 218
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 217
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 216
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 215
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 214
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 213
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 212
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 211
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 210
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 209
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 208
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 207
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 206
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 205
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 204
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 203
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 199
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 198
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 197
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 196
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 195
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 194
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 193
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 192
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 191
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 190
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 189
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 188
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 187
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 186
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 185
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 184
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 183
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 182
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 180
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 179
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 174
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 173
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 172
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 171
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 170
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 169
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 168
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 167
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 166
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 165
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 161