Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334

09/08/11
Carta del Párroco

Queridos amigos

 El evangelio de hoy (Mt 15, 21-28) nos muestra a Jesús proclamando con los hechos una “salvación de inclusión”, por usar la palabra hoy de moda. Es decir que nadie queda excluido de la salvación de Dios, cuya voluntad y la del Hijo, es que todos nos salvemos (Jn 6,40). El diálogo de Jesús con la cananea es tan interesante que nos lleva a perder de vista el conjunto. En especial, su viaje al extranjero, al distrito de Tiro y Sidón, ciudades puertos del Mediterráneo y centros comerciales bullantes, cuya cultura y religión eran totalmente paganas (lo opuesto al judaísmo). Los evangelios no nos dicen por qué Jesús fue allí ni cuánto tiempo estuvo por allí. Pero podemos tener la plena seguridad de que no fue como turista ni a hacer negocios. El motivo debió estar más bien en sintonía con lo que, antes de subir al cielo, dijo a sus apóstoles: vayan por todo el mundo… (Mt 28, 19).

 En la Fiesta de los Reyes Magos, vemos cómo el Padre Dios llama a todos los pueblos, representados por ellos, a acercarse y adorar a su Hijo Jesús. Ahora, dando cumplimiento a la misión que el Padre le confiara, Jesús, sin duda precedido por su fama, va con sus discípulos a algunos de esos pueblos. Un día los apóstoles tendrán que anunciarles el Reino y ofrecerles la salvación. No sabemos si Jesús lo hizo, pues Mateo se limita a presentarnos el caso de la siriofenicia, como la llama Marcos (7,26). Y que Mateo nos hace leerlo desde su óptica judía, a saber: que hay los hijos, que son los invitados naturales al Reino, y hay los “perros” -(como los judíos solían llamar a los paganos)-, que son los tolerados. Habría sido por pura benevolencia que Jesús atendió a esta mujer y sanó a su hija: cuando hubo reconocido la prioridad de Israel.

 Lo cierto es que Jesús atendió a la mujer, que le sorprendió por su agilidad mental, pero sobre todo por su gran fe en Él. En el contexto de la salvación de inclusión que Jesús inaugura, la conversión de la cananea está puesta como modelo. Para ella, Jesús a quien llama “el hijo de David” era como un mago o taumaturgo con poderes de sanación. Sólo después de hablar con Jesús empieza a verlo con otros ojos (le da la razón) y a esperar por otros motivos (es el Señor, su amo, lo llama ella). Los no judíos (y los malos judíos), que quieran seguir a Jesús, tendrán que dejar de verlo con los ojos de la carne para verlo con los ojos de la fe. Menos servirse de Él y más servirlo a Él: ser sus discípulos misioneros.

 Comparemos con las nuestras, algunas de las cualidades de la súplica-oración de la cananea: 1. Nace de una necesidad sentida, que urge solucionar (la enfermedad de su hija); 2. es humilde, siempre en súplica al Señor aunque aparentemente no le haga caso, humilde, pero con dignidad; es perseverante, pues pide una y otra vez, sin cansarse y con insistencia; es valiente, sin respetos humanos ni temor al qué dirán, pues le sigue a Jesús clamando; y está hecha con fe y confianza en Jesús, que le otorga lo que desea. ¿Es así como oramos nosotros? Cuánto mejor nos iría.

Noticias

Noticias

AGENDA (2ª quincena de agosto)

15  Solemnidad de La Asunción de la Virgen María. Fiesta en la parroquia hermana

19  Formación CAVI: 7.00-9.00. DSI: la Iglesia y la política (Angamos 647, 3º piso)

24  Día del Adulto Mayor. 11 Misa

25  Día de los PP. Vicentinos: 56º Aniversario de la Provincia Peruana 1955 - 2011

26-28: Retiro vicentino para laicos.

27  Novena Perpetua a la Virgen de la MM. Hrs. 11.30

30  Solemnidad de Santa Rosa de Lima, del Perú y de América Latina

 EL PÁRROCO P.ANTONIO AGRADECE

A cuantos, con motivo de sus celebraciones del jueves 4, le enviaron emails y tarjetas, le llamaron por teléfono y vinieron a visitarlo. Especialmente a cuantos le acompañaron en la misa de acción de gracias y, a continuación, en el compartir en el salón parroquial. Ambos actos estuvieron maravillosos e inolvidables, por lo que felicita a los organizadores. Agradece igualmente a cuantos le hicieron los más variados presentes y, en especial, a quienes se unieron al colectivo Pro becas para niños carenciados haitianos. Lo recogido por la Comisión ascendió a S/. 3,325 + $ 800 y lo entregado directamente al P. Antonio a S/ 2,850 + $ 1,250. Lo que da un total de S/. 6,175 + $ 2,050. En $, el total es 4,295, lo que cubre 86 Becas. Nos han faltado $ 705 para llegar a los $ 5,000 y costear una escuela completa de 100 niños. Que el Señor que ama a quien da con alegría, les bendiga y recompense con creces.

 CAVI. Viernes 19: LA IGLESIA Y LA POLÍTICA

será el tema de actualización, que dará el P. Francisco Domingo, a las 7.30 p.m., en el Centro de Animación Vicentina (Av. Angamos Este 647, Surquillo). Ingreso libre

 ENTREVISTA AL P. ANTONIO… Viene del TEMA

…Mi ministerio sacerdotal en estos nueve años está a la vista, pues se ajustó desde el principio a los objetivos y las líneas de acción del Proyecto Parroquial de Trabajo, que los Grupos Pastorales tienen y se renueva cada año. Sin bajar a los detalles, lo resumiría diciendo que se ha acentuado el aspecto organizativo, sociocaritativo, misionero, mariano, vocacional, comunitario y eucarístico. En infraestructura, multimedia y ornato, se ha hecho también un fuerte y buen trabajo.

 P. Al terminar esta entrevista, ¿hay algo más que usted quisiera decir, algún mensaje?

P. Quisiera y debo decir gracias, perdón y ¡a superarse!  Gracias a Dios, que ha sido y sigue siendo supergeneroso conmigo, a La Milagrosa, cuya protección siempre he sentido, y a S.Vicente de Paul, que fue y es mi inspiración y guía. Gracias también a cuantos, en tantos lugares y tiempos, me ayudaron a ser y ejercer como sacerdote: mis padres y maestros en primer lugar, luego los Misioneros, las Hijas de la Caridad, los fieles de los Grupos Pastorales y tantos otros que me apoyaron de mil maneras. Sin todos ellos, muy poco de cuanto hice hubiera sido hecho. Perdón a los mismos que he agradecido, pues tuvieron que soportar mi modo de ser y de hacer, en especial mis intemperancias y apremios o prisas. ¡A superarse!, es la frase con la quiero terminar esta entrevista y dejarla como mensaje. Implica pasar de condiciones inferiores o normales de vida a condiciones superiores. Implica a su vez dar siempre lo mejor de sí mismo, sin escatimar tiempo ni talentos ni esfuerzos. Cada uno, claro está, desde su estado y condiciones de vida. En mi caso, desde los 84 años y 60 de ministerio sacerdotal.

Tema

Tema

ENTREVISTA AL P. ANTONIO EN SUS 60 AÑOS DE SACERDOTE

(Continuación. Viene de la HP anterior)

 …, Delegado en 4 Asambleas Generales de nuestra Congregación en Roma, dos de ellas constituyentes, y en 6 Encuentros Internacionales (Mexico, Sto. Domingo, El Salvador, Río, Bogotá, París); dar Retiros Espirituales a los Padres de una decena de Provincias (países), etc. Estos 8 años (1974 - 1982), estuvieron llenos de realizaciones incidencias y anécdotas, que sólo mencionarlas llenarían algunas páginas.

 P. ¿Es cuando termina de ser provincial que se va a Chile?

R. Sí, pero no es que yo me vaya sino que me envían. Al terminar mi provincialato, fui “destinado” como superior a la comunidad de Villa María del Triunfo, en cuya parroquia, que atendía a casi medio millón de personas, me sentí como pez en el agua. Hasta que, a los 7 meses, una carta de mi Superior Mayor en Roma, me pidió ir a Chile, para hacer de provincial, pues los chilenos lo habían pedido. Dejemos de lado el por qué… Será sólo por 3 años, me dije, y el 9 de junio de 1983, con un sol de invierno, aterrizaba en Pudahuel. Cuatro horas más tarde ya era provincial. Tenía entonces 56 años. Los 3 años se convirtieron en 6, y, luego, a pedido del mismo Superior Mayor, en 9 años más, como Director Nacional de las Hijas de la Caridad, que simultaneé con el cargo de Administrador de la Provincia de la que ya era exprovincial. Y con otro montón de cargos y oficios. En total, fueron 16 años los que pasé en Chile lindo, que amé con todo el corazón y que llegué a conocer en sus Regiones mejor y más que el Perú, pues tuve que viajar mucho. Amé y me sentí muy amado, en especial por los Padres y las Hermanas, con los cuales aún me siento muy unido.

 P. Entonces, ¿por qué se regresó al Perú?

R. Buena pregunta, que me la hicieron muchos amigos chilenos, empezando por los Padres y las Hermanas. Vine prestadito, les decía, y mis raíces están en el Perú donde me necesitan más que aquí. Así que un 9 de abril de 1999, llegué al Jorge Chávez y, sin más rodeos, a Villa María del Triunfo, de donde había salido y a donde había pedido regresar, si era posible. Lo fue. Tenía 72 años y estaba con ganas locas de trabajar. Fui superior de la comunidad y se me confiaron hasta 5 cargos a nivel provincial y/o nacional: Asesor Nacional del Voluntariado Vicentino, Director Nacional de la Asociación Medalla Milagrosa, Director de CAVI, Director de CONFAVI, Asesor de la Sociedad de San Vicente de Paul (Conferencias). Sin contar otros varios menesteres, como el de Responsable Pastoral de los sectores de San Antonio, la Santísima Cruz y Santa Rosa, en cuyos dos últimos pudimos levantar grandes y hermosas iglesias. Sólo tres años permanecí en Villa María del Triunfo, pues fui “destinado” a Orrantia a donde llegué el 5 marzo del 2002.

 P. ¿Por qué a nuestra parroquia y qué se hizo sus trabajos especiales?

R. Fui “destinado” a esta parroquia, porque el Provincial pensó que me sería más fácil atender todo eso desde aquí, siendo al mismo tiempo superior y párroco, cargos que había que renovar. Los asumí el 23.03.2002 y el 21.04.2002, respectivamente. La incompatibilidad de cumplir con los otros cargos motivó que los fuera dejando al año siguiente, quedando sólo como Director Nacional de la Asociación Medalla Milagrosa, que continúo siéndolo.          (Termina en la sección NOTICIAS)


Archivo de la Hoja Parroquial

A continuación el archivo con los números anteriores de la Hoja Parroquial Encuentro

Hoja Parroquial - Encuentro Nº 506
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 503
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 501
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 500
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 499
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 497
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 496
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 495
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 493
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 494
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 482
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 480
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 479
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 478
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 477
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 476
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 474
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 473
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 472
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 470
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 471
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 469
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 468
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 466
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 465
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 464
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 461
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 463
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 460
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 458
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 457
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 456
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 454
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 453
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 452
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 451
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 449
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 448
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 447
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 446
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 445
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 444
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 443
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 442
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 441
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 440
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 439
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 438
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 437
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 436
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 435
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 434
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 433
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 432
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 430
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 429
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 428
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 427
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 426
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 425
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 424
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 423
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 422
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 421
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 419
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 417
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 416
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 415
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 414
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 412
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 411
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 410
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 409
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 408
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 407
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 406
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 405
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 404
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 403
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 402
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 401
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 399
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 398
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 397
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 395
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 394
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 392
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 391
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 390
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 389
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 388
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 387
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 386
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 385
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 384
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 383
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 382
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 381
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 380
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 379
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 378
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 377
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 376
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 375
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 374
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 373
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 372
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 371
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 370
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 369
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 366
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 365
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 364
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 363
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 362
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 361
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 360
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 359
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 358
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 357
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 356
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 355
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 354
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 352
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 351
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 350
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 349
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 348
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 347
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 345
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 343
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 342
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 341
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 340
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 339
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 337
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 336
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 335
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 332
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 331
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 330
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 329
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 328
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 327
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 326
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 325
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 324
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 322
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 321
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 320
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 319
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 318
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 317
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 316
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 314
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 313
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 311
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 310
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 309
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 307
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 304
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 274
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 273
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 272
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 271
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 270
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 269
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 268
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 267
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 265
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 264
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 263
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 260
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 259
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 256
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 258
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 257
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 255
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 254
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 253
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 252
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 251
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 250
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 249
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 248
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 247
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 246
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 245
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 243
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 242
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 241
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 240
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 239
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 238
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 236
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 234
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 233
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 232
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 231
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 230
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 229
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 228
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 227
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 226
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 225
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 224
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 223
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 222
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 221
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 220
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 219
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 218
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 217
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 216
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 215
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 214
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 213
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 212
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 211
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 210
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 209
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 208
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 207
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 206
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 205
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 204
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 203
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 199
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 198
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 197
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 196
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 195
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 194
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 193
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 192
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 191
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 190
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 189
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 188
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 187
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 186
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 185
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 184
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 183
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 182
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 180
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 179
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 174
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 173
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 172
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 171
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 170
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 169
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 168
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 167
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 166
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 165
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 161