Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323

25/05/11
Carta del Párroco

Queridos amigos
Los dos mayores regalos que Jesús nos hizo son: dársenos en persona en la eucaristía y enviarnos desde el Padre al Espíritu Santo (Jn 6,51; 14,16). Es lo que nos dice el evangelista Juan, quien, en el evangelio de hoy (Jn 14, 15-21) nos da la primicia de que, gracias a Jesús, el Padre va a enviarnos el Espíritu Santo para que esté siempre con nosotros. Hasta ahora el Espíritu Santo ha aparecido en los evangelios eventualmente, si bien en forma decisiva (por ejem.: Mt 1,18; 3,11; Lc 3,22; 4,1). Pero desde este momento sabemos que, cuando Jesús se vaya, el Espíritu Santo vendrá y se quedará con nosotros para siempre. Es lo que Juan va a confirmarnos en los capítulos 15 y 16. Mientras tanto y como anticipo, nos habla de algunas cosas muy valiosas, pero que para él serían debidas al Espíritu Santo.
Las siguientes, por ejemplo: los que me aman guardan mis mandamientos (Jn 14, 15), que Jesús explicará en un dicho de Mateo (7,21-23). A quien me ama, mi Padre y yo lo amaremos…y haremos morada en él (Jn 14,23). No los dejaré huérfanos, volveré…, una vez resucitado, para estar siempre con nosotros (Mt 28,20; Heb 13, 8: Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre). Yo estoy con mi Padre o, como se dice en Juan 10,30: el Padre y yo somos una misma cosa. Ustedes están en mí como yo estoy en mi Padre, es decir, la unión en el amor que el Padre y el Hijo se tienen, es la que Jesús quiere tener con nosotros. Es un deseo que repetirá en la llamada oración sacerdotal (Jn 17,21). Todo lo susodicho tiene en sí mismo un gran valor, pero Jesús quiere que lo veamos como resultado de la acción del Espíritu Santo.
Es gracias al Espíritu Santo que podemos amar a Jesús y guardar sus mandamientos; y tener de nuevo a Jesús entre nosotros, pues fue el Espíritu quien lo resucitó (Rom 8,11); y ser amados por Jesús y por el Padre, con un amor que nos hace estar misteriosamente unidos a ellos… Digamos que el Padre y Jesús nos dieron el Espíritu Santo para que, con su ayuda, lleguemos a conocerlos de verdad, amarlos de corazón y ponernos por entero a su disposición, continuando su obra en este mundo. Es a lo que Él se comprometió por amor al Padre y al Hijo. Al Espíritu Santo Jesús lo llama Paráclito, palabra griega que en castellano significa “abogado”, en su sentido etimológico de ad vocatus, es decir, la persona que se pone al lado de otra para auxiliarla, asesorarla, defenderla.
Es justamente lo que hace la tercera Divina Persona, que discretamente viene en nuestra ayuda con sus inspiraciones, sus dones y sus carismas. Jesús lo llama también Espíritu de la verdad, porque, como intérprete del Padre y de Jesucristo, nos enseñará todas las cosas y nos recordará cuanto Jesús nos enseñó (Jn 14, 26). Desde Jesús como fuente y modelo nos ayudará a transformarnos en Él, para ser cristianos de verdad. Lamentablemente el mundo de la triple concupiscencia (1 Jn 2, 15ss) no lo recibirá. Y será tarea del Espíritu y nuestra, dar testimonio de Cristo haciendo ver al mundo su pecado, su injusticia y su necesidad de conversión (Jn 16, 8-11)

Noticias

Noticias

ECOS DE LA MARCHA POR LA VIDA.

Aunque, como en años anteriores, los Medios de Comunicación la ignoraron, la Marcha por la Vida, llevada a cabo en la mañana del sábado 21, desde el Parque Mariscal Castilla hasta el Campo de Marte, fue todo un éxito. No sólo por el número de los participantes y su condición de jóvenes en su mayoría  -unos 35,000- , sino también y sobre todo por su organización, entusiasmo (slogans, pitos y palmas) y el colorido de sus pancartas, banderines y globos. De nuestra parroquia se hizo presente un buen grupo, que llamó la atención por su entusiasmo y el mensaje de sus cantos y slogans, dirigidos por el P. Arturo. En la foto se aprecia al párroco y el buen grupo de Hermanas de la Caridad, que acompañaron la Marcha.
CINE-FORO CON LA PELÍCULA “A PRUEBA DE FUEGO”,
Una gran película que nos muestra al vivo las dificultades y las alegrías del matrimonio y la familia. No podemos dejar de verla. Se les espera el 9 de junio a las 7.30 en el salón parroquial. Después de la película se tendrá el foro, dirigido por un experto. La entrada es libre. Pastoral Familiar, que lo organiza, agradece pasar la voz y venir al evento. ¿Ya separaron la fecha en su agenda?

EN EL CENTENARIO DE LA INSTITUCIÓN TERESIANA (IT).

Este domingo 29 la IT celebrará, con especial relieve, lo que se llama "el Voto de Covadonga". Lo hizo, en 1934, su fundador S. Pedro Poveda, para agradecer a Nuestra Señora de Covadonga la "idea buena" de fundar la Institución Teresiana (26.07.1911). En los 30 países donde está la IT, esta Asociación de Asociaciones repetirá el gesto de consagración a Nuestra Señora que hiciera su fundador. Y en muchos, si no en todos, hará una peregrinación a un santuario mariano emulando el gesto que este año tendrá especial relevancia en Covadonga. Felicitaciones y que la Santiña bendiga a la Institución Teresiana, especialmente en el Perú y al CIFO en nuestra Parroquia.

JUEVES EUCARÍSTICO, PRIMER VIERNES DEL CORAZÓN DE JESÚSY CONSEJO PASTORAL

Los tendremos el 2, 3 y 7 de junio, respectivamente. Gracias por pasar la voz.

 MISAS EN EL DOMINGO DE ELECCIONES.
Con motivo de las elecciones, en la mañana del domingo 5 sólo habrá la misa de 7.00 tanto aquí como en la Capilla de las Hijas de la Caridad. Por la tarde, las misas de la parroquia serán las acostumbradas: 5.30 y 7.30. Se les recuerda que las 4 misas de la tarde del sábado: 12, 5, 6 y 7.30, son como las del domingo para los efectos del cumplimiento del precepto. Participemos en la eucaristía y pidamos que el Señor nos ilumine para elegir a quien sea más conforme a su corazón.

 ORACION POR LAS ELECCIONES

Oh Dios, Padre Nuestro,

que con admirable providencia

gobiernas y diriges todas las cosas,

mira con amor y misericordia

a tu querido pueblo peruano,

que se prepara a elegir a su Presidente.

Danos sabiduría y claridad,

para elegir a la persona más idónea.

                                                 Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amen

Tema

Tema
¿CRISTIANOS A TIEMPO PARCIAL Y A MEDIAS?

En nuestros días pareciera que ser profesional, ostentar un título de doctor, abogado, periodista, ingeniero, etc. es mucho más importante que ser persona. Por ello, cuando se quiere elogiar  a una persona se dice de ella “que es un magnífico profesional”. Es decir, que sabe de su trabajo, que  se desenvuelve con soltura, que cumple con sus deberes laborales en el tiempo convenido. Siendo esto importante, hay que decir que ser persona lo es mucho más, más importante que ser homo faber, pues es ante todo un “espíritu encarnado” con vocación de infinito. Y que es aún mucho más ser cristiano, pues es la  realización plena de esta llamada a lo infinito, desde y con Jesucristo.
Seguir a Cristo es algo existencial que implica imitarle hasta el extremo de dejarse configurar con Él, llegando a ser “como otra humanidad suya”. Esta “cristificación” no es producto de la pura voluntad, ni “de la sangre o de la carne”, sino que es respuesta generosa del hombre a la gracia divina que compromete a todo el sujeto. Por eso, ¡no es una  mera profesión, sino una vocación que abarca nuestro ser y nuestro tiempo! ¡No se puede ser cristiano a ratos y a medias!
La vida de fe en Cristo es una entrega total y sin condiciones. Ya en los primeros siglos san Ignacio de Antioquia decía: “un cristiano no es dueño de sí mismo, sino que está entregado al servicio de Dios” (Ep. a S. Policarpo). En nuestros días, el Concilio Vaticano II en la constitución Lumen Gentium plantea cómo en cualquier clase de vida y de ocupación “se debe caminar sin vacilaciones por el camino de la fe viva, que excita la esperanza y obra la caridad” (nº 41). No hay ni tiempo ni espacio donde no se pueda ser cristiano. Porque como diría santa Teresa de Jesús: “quién de veras comienza a servir al Señor, lo menos que le puede ofrecer es la vida” (Camino de perfección, 12,2). El Evangelio de Jesús es radical frente a todo tipo de dudas, flaquezas, intereses y condiciones: “no se puede servir a dos señores” (Lc 16, 13), “el que no deja a padre, madre… por mí, no es digno de mí” (Mt 10, 37), “El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama” (Lc 11, 23).
A algunos esta exclusividad les puede parecer un poco excesiva. ¡No, no es así, a Dios nadie le gana en generosidad! Él nunca deja de ayudar a quienes por la causa del Reino lo han entregado todo. Es más, sólo somos verdaderamente libres de esclavitudes y ataduras,  cuando  entregamos  toda nuestra “libertad, memoria, entendimiento y voluntad” (S. Ignacio de Loyola) a Aquel que nos ha creado y redimido para que seamos auténticamente felices. Él cumple siempre  su Palabra  y nos concede “el ciento por uno en el tiempo presente y después la vida eterna” (Mt 19,30).
La mediocridad en la vida cristiana produce la enfermedad espiritual que es “el cansancio de la fe”, cuyos síntomas más elocuentes son  la falta de alegría, el bajo celo apostólico y la escasa ilusión por el Cielo. “Ojalá que el mundo actual pueda recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de ministros del Evangelio, cuya vida irradia el fervor de quienes han recibido, ante todo en sí mismos, la alegría de Cristo, y aceptar consagrar su vida a la tarea de anunciar el Reino de Dios y de implantar la Iglesia en el mundo” (Próximo Sínodo de los Obispos, Lineamenta, 2011, nº  25). El primer eslabón de la misión es la entrega personal e incondicional al Señor. (Adaptado de Mons. Juan del Río Martín)


Archivo de la Hoja Parroquial

A continuación el archivo con los números anteriores de la Hoja Parroquial Encuentro

Hoja Parroquial - Encuentro Nº 506
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 503
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 501
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 500
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 499
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 497
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 496
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 495
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 493
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 494
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 482
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 480
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 479
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 478
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 477
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 476
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 474
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 473
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 472
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 470
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 471
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 469
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 468
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 466
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 465
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 464
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 461
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 463
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 460
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 458
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 457
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 456
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 454
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 453
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 452
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 451
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 449
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 448
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 447
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 446
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 445
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 444
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 443
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 442
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 441
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 440
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 439
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 438
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 437
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 436
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 435
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 434
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 433
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 432
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 430
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 429
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 428
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 427
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 426
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 425
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 424
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 423
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 422
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 421
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 419
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 417
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 416
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 415
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 414
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 412
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 411
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 410
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 409
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 408
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 407
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 406
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 405
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 404
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 403
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 402
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 401
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 399
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 398
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 397
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 395
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 394
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 392
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 391
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 390
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 389
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 388
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 387
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 386
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 385
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 384
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 383
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 382
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 381
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 380
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 379
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 378
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 377
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 376
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 375
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 374
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 373
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 372
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 371
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 370
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 369
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 366
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 365
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 364
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 363
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 362
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 361
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 360
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 359
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 358
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 357
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 356
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 355
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 354
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 352
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 351
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 350
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 349
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 348
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 347
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 345
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 343
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 342
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 341
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 340
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 339
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 337
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 336
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 335
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 332
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 331
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 330
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 329
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 328
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 327
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 326
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 325
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 324
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 322
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 321
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 320
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 319
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 318
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 317
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 316
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 314
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 313
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 311
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 310
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 309
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 307
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 304
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 274
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 273
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 272
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 271
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 270
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 269
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 268
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 267
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 265
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 264
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 263
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 260
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 259
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 256
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 258
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 257
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 255
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 254
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 253
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 252
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 251
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 250
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 249
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 248
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 247
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 246
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 245
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 243
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 242
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 241
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 240
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 239
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 238
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 236
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 234
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 233
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 232
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 231
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 230
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 229
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 228
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 227
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 226
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 225
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 224
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 223
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 222
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 221
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 220
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 219
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 218
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 217
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 216
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 215
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 214
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 213
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 212
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 211
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 210
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 209
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 208
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 207
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 206
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 205
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 204
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 203
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 199
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 198
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 197
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 196
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 195
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 194
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 193
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 192
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 191
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 190
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 189
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 188
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 187
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 186
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 185
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 184
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 183
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 182
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 180
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 179
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 174
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 173
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 172
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 171
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 170
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 169
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 168
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 167
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 166
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 165
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 161