Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266

30/04/10
Carta del Párroco

Queridos amigos

Hay dos parábolas que retratan a Jesús de cuerpo entero. La del Buen Samaritano (Lc 10, 25-37) y la del Buen Pastor (Jn 10, 1-30). La del Buen Pastor, la iglesia la propone siempre en el 4º domingo de Pascua, celebrando en él la Jornada Mundial de Oración por la Vocaciones. Para que el Señor suscite en su iglesia suficientes y santos sacerdotes, que, como Jesús, sean para su pueblo Buenos Pastores. Obviamente, pedimos también para que siga suscitando religiosos y religiosas, laicos y laicas comprometidos, papás y mamás, que, desde su estado y situación, sepan ser buenos pastores. Pero específicamente oramos por el aumento de las vocaciones al sacerdocio y por la fidelidad y la santidad de quienes ya lo son. Todo ese medio millón de sacerdotes, que, en este Año Sacerdotal y pese a toda una campaña orquestada en su contra, viven con alegría su vocación esforzándose por ser Buenos Pastores para su pueblo.

¿Qué hacer para ser esos Buenos Pastores? La respuesta nos la da el evangelio de hoy (Jn 10, 27-30), pese a ser sólo un trocito del rico capítulo 10 que Juan dedica a Jesús como Buen Pastor. Son sólo cuatro versículos, pero resumen el capítulo, y también cuanto la Escritura dice de los buenos pastores, en especial el salmo 23 (22) del Buen Pastor, y cuanto dice de las ovejas y corderos, en especial del Cordero Inmolado y Glorificado, en los capítulos 5 y 7 del Apocalipsis. Cuando el Cordero que está en el trono (sentado a la derecha del Padre) será el Pastor que lleve a los bienaventurados a las fuentes de agua viva (Apo 7,17).

“Mis ovejas escuchan mi voz y yo las conozco”, dice Jesús (Jn 10, 27). Cercanía, familiaridad, amor, comunicación, son la condición elemental de la relación pastor oveja (sacerdote-fiel, padre-hijo): El pastor conoce a sus ovejas y las llama por su nombre, es decir, las conoce para saber cómo tratarlas en un trato personalizado, y las llama para darles seguridad, inspirarles confianza y hacer que le sigan a gusto. Fuera de la familia y los amigos, ¿cuántos pobres conocemos nosotros por su nombre y los llamamos para saber de su situación?

Ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna (Jn 10, 28). Siguen a Jesús porque emana de Él una fuerza que las atrae (Jn 12,32) y porque las lleva a prados abundantes y tranquilos, regresándolas, después, sanas y salvas a su redil. Buen pastor no es sólo el que tiene buen corazón y buen trato sino el que conoce bien su oficio. El que sabe mantener unidas y seguras las ovejas, formar grupos con ellas y hacerlas crecer en número y en calidad. Es el caso de Jesús y de los buenos pastores (pastoralistas), que no evangelizan por evangelizar sino para formar grupos (crear comunidades). Sólo así se crea la iglesia que es red de comunidades.

Nunca perecerán y nadie las arrebatará jamás de mi mano, que es la mano del Padre, porque el Padre Dios y yo somos una sola cosa (Jn 10, 30). Tremendas afirmaciones las que hace Jesús, Buen Pastor. Esta última -Dios y yo somos una misma cosa-, le costaría la vida, porque siendo hombre se hacía pasar por Dios. Tal fue la acusación que le hicieron (Jn 10, 33) y por la que en definitiva lo condenaron (Mc 14,62). Ciertamente Jesús nunca dijo explícitamente Yo soy Dios -(lo habrían matado en el acto)-, pero son muchos los textos que indirectamente lo dicen, como este de Jn 10,30 que deberíamos memorizar. Sus ovejas nunca perecerán… El mejor comentario a esto, hecho por el mismo Jesús, lo encontrarán en el evangelio de Juan, 7, 47-58

 

 

 

Noticias

Noticias

DÍA DE ORACIÓN Y COLECTA POR LAS VOCACIONES.
Es hoy 25, con motivo de celebrarse el Día del Buen Pastor. Oremos mucho y seamos generosos en la colecta, que repartiremos entre los Seminarios Diocesano de Sto. Toribio y el nuestro Vicentino. Gracias anticipadas. 

MISA VOCACIONAL ESPECIAL
La celebraremos a las 7.30 de la noche, con la participación de comunidades religiosas invitadas. Se espera a muchos, sobre todo jóvenes y miembros de los Grupos Pastorales. Después de la Misa, habrá un saludo y sencillo compartir en el salón parroquial, organizado por el “Equipo Vocacional Ves y Verás”.

CURSO DE MISIONOLOGÍA
Se lo llevará a cabo en los miércoles del 28 de abril al 14 de julio, de 6:00 a 9:15 p.m., en el Instituto Superior de Estudios Teológicos Juan XXIII (ISET), en Pueblo Libre. Lo organiza el Centro Nacional Misionero (CENAMIS) de la Conferencia Episcopal Peruana. Su objetivo es formar discípulos misioneros en el espíritu de Aparecida y del Magisterio de la Iglesia. Mayor información en CENAMIS, sito en Jirón Estados Unidos 838 – Jesús María. Teléfono: 463-1010 anexo 284.

RETIRO VICENTINO DE LAICOS
Se lo llevará a cabo del 30 de abril al 2 de mayo, empezando a las 6 p.m. del viernes y terminando a las 4 p.m. del domingo. Será en la Casa de Retiros de las Hijas de la Caridad, sita en Av. Pérez Araníbar (ex Ejército) 2402, Magdalena del Mar. Es una hermosa e inolvidable experiencia, que te llevará a Jesucristo de la mano de San Vicente de Paul. El costo es de S/ 70.00. Anímense.

ROSARIO DE LA AURORA EN EL MES DE MARIA
Los empezaremos recién el sábado 8, a las 6. de la mañana, partiendo de la Casa Provincial de las Hijas de la Caridad y de la Sede parroquial. celebrándose a continuación la Sta. Misa a la en la Capilla de las Hijas de la Caridad. Esperamos a “los de siempre” y a otros muchos. Anímense. La Virgen María nos espera e irá con nosotros.

CURSILLOS DE DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA y DE BIBLIA
Comenzaron el miércoles 21, con la Introducción a la Doctrina Social de la Iglesia, a cargo del P. Antonio; y el jueves 22, con la Biblia, a cargo del P. Arturo. Ambos de 7.30 a 9 de la noche. Las siguientes sesiones serán, respectivamente, el miércoles 28 y el jueves 29, siempre de 7.30 a 9. 00 de la noche. Si usted no pudo venir a la primera sesión, aún tienen chance para unirse a uno u otro de los cursillos o a los dos.

BAZAR POR EL DÍA DE LA MADRE
Se lo llevará a cabo el domingo 2 de mayo, de 8 a 8. Las Voluntarias Vicentinas que lo organizan, agradecen a las personas que quieran colaborar obsequiando algún objeto o dulce para el Bazar. Y desde ahora invitan a todos a visitarlo.

FIESTA DE STO TORIBIO DE MOGROVEJO
Es el martes 27 y la celebraremos en la misa de 11, como broche de oro del Triduo que estamos haciendo en su honor los días 24 y 25 a hrs. 12; y el 26, a hrs.11. Queremos pedirle por el éxito del próximo Congreso Eucarístico y Mariano; y por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas.

Tema

SER TESTIGO DEL AMOR DE DIOS ES MI VOCACIÓN

Si damos una mirada en la historia de  la Iglesia, constataremos que desde los inicios de la predicación evangélica hasta nuestros días, un gran número de hombres y mujeres han dado su respuesta personal, libre, consciente y generosa, a la llamada de Dios. Muchos han elegido el sacerdocio, otras la vida religiosa y/o la vida misionera, como ideal de su existencia. Hombres y mujeres que han servido al Pueblo de Dios y a la humanidad con fe, con inteligencia, con valentía y con amor. Han pasado ya varios siglos desde la primera llamada y cercanía de Jesús  con sus apóstoles y aquella aventura de la vocación sigue en marcha, pues Dios con su inmenso amor sigue mirando al mundo, y le sigue regalando hombres que dispuestos a dejarlo todo, se lanzan a la ventura del servicio y del amor.

Como miembros de la Iglesia, vivimos en el contexto del año sacerdotal, celebrando el sacerdocio de Cristo, encarnado en el sacerdocio de sus ministros, mensajeros de su amor, de su palabra y de la Eucaristía. Es verdad que a nivel del mundo, están pasando hechos que están afectando la barca de la Iglesia de Cristo. Hechos que nos interpelan y causan tristeza y mucho dolor. Pero a pesar de estas dificultades, el Cristo de la gloria,  nos invita a dirigir la mirada al grupo mayoritario de sacerdotes  que fieles a la llamada de Dios, vivimos con alegría nuestra vocación y nos comprometemos a vivir nuestro ser pastores y misioneros del rebaño con fidelidad y entrega, para que el mundo crea y creyendo alcance la salvación de Dios. Así es hermanos el Señor nos invita a ser luz en medio de la oscuridad del pecado, nos invita a iluminar con la fuerza de su espíritu los ambientes tristes y dolorosos que nos ha tocado vivir.

El papa Benedicto XVI en su carta, con motivo de la 47ª jornada de oración por las vocaciones nos invita a testificar con alegría nuestra consagración sacerdotal y misionera, de tal manera que se note en nosotros que verdaderamente estamos enamorados de Jesucristo, fuerza de vida y transformador del corazón humano.

La invitación a orar, quiero hacerla extensiva también a todos ustedes: Oren por las vocaciones en la Iglesia. Oren por los sacerdotales, consagrad@s y misioner@s, de manera especial por nosotros, indignos servidores del Señor, para que  fieles a su invitación seamos testigos de su amor, perdón y misericordia. Como laicos, ayúdennos a ser luz en medio de la oscuridad de la mentira y del egoísmo; no sean ajenos a su misión como parte de la Iglesia, pues desde tu bautismo ustedes también participan del sacerdocio común de Jesucristo. Que Él nos otorgue la fuerza para continuar su misión.

El señor siga regalando vocaciones jóvenes a su iglesia, y a los que ya hemos respondido nos otorgue la gracia de la fidelidad. Bendiciones. P. Arturo Aguirre, C.M.
__________________________________

“El testimonio suscita vocaciones”, es el tema del Mensaje del Papa para la 47 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, que estamos celebrando. Al respecto, señala tres aspectos de la vida del presbítero, que considera esenciales.

La amistad con Cristo. Jesús vivía en constante unión con el Padre, y esto era lo que suscitaba en los discípulos el deseo de vivir la misma experiencia,

El don total de sí mismo a Dios. Escribe el apóstol Juan: “En esto hemos conocido lo que es el amor: en que él ha dado su vida por nosotros. También nosotros debemos dar la vida por los hermanos” (1 Jn 3, 16).

El vivir la comunión. El sacerdote debe ser hombre de comunión, abierto a todos, capaz de caminar unido con toda la grey que la bondad del Señor le ha confiado, a superar divisiones, a reparar fracturas, a suavizar contrastes e incomprensiones, a perdonar ofensas.


Archivo de la Hoja Parroquial

A continuación el archivo con los números anteriores de la Hoja Parroquial Encuentro

Hoja Parroquial - Encuentro Nº 506
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 503
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 501
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 500
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 499
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 497
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 496
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 495
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 493
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 494
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 482
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 480
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 479
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 478
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 477
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 476
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 474
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 473
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 472
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 470
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 471
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 469
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 468
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 466
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 465
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 464
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 461
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 463
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 460
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 458
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 457
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 456
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 454
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 453
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 452
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 451
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 449
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 448
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 447
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 446
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 445
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 444
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 443
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 442
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 441
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 440
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 439
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 438
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 437
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 436
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 435
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 434
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 433
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 432
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 430
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 429
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 428
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 427
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 426
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 425
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 424
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 423
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 422
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 421
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 419
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 417
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 416
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 415
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 414
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 412
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 411
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 410
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 409
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 408
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 407
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 406
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 405
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 404
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 403
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 402
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 401
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 399
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 398
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 397
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 395
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 394
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 392
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 391
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 390
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 389
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 388
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 387
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 386
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 385
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 384
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 383
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 382
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 381
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 380
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 379
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 378
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 377
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 376
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 375
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 374
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 373
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 372
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 371
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 370
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 369
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 366
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 365
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 364
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 363
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 362
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 361
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 360
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 359
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 358
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 357
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 356
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 355
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 354
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 352
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 351
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 350
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 349
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 348
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 347
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 345
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 343
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 342
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 341
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 340
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 339
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 337
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 336
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 335
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 332
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 331
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 330
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 329
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 328
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 327
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 326
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 325
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 324
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 322
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 321
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 320
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 319
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 318
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 317
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 316
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 314
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 313
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 311
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 310
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 309
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 307
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 304
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 274
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 273
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 272
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 271
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 270
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 269
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 268
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 267
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 265
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 264
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 263
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 260
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 259
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 256
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 258
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 257
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 255
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 254
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 253
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 252
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 251
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 250
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 249
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 248
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 247
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 246
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 245
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 243
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 242
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 241
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 240
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 239
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 238
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 236
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 234
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 233
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 232
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 231
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 230
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 229
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 228
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 227
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 226
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 225
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 224
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 223
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 222
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 221
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 220
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 219
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 218
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 217
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 216
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 215
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 214
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 213
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 212
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 211
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 210
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 209
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 208
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 207
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 206
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 205
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 204
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 203
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 199
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 198
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 197
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 196
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 195
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 194
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 193
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 192
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 191
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 190
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 189
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 188
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 187
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 186
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 185
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 184
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 183
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 182
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 180
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 179
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 174
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 173
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 172
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 171
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 170
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 169
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 168
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 167
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 166
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 165
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 161