Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237

04/10/09
Carta del Parroco

Queridos amigos

El matrimonio en el Plan de Dios es lo que nos presenta Marcos en su evangelio (Mc 10, 2-16). Y nos lo presenta como ratificado por Jesucristo, que conoce muy bien el Plan de su Padre Dios. En este Plan se nos dice: que Dios creó al hombre y la mujer; que los creó para que se unan y vivan unidos; que esta unión los hace una sola carne (uno solo) y que, por lo tanto, esa unión es indisoluble y hace adúltera cualquier otra relación  -de un(a) casado(a) con quien no es su pareja-; y que de la unión del hombre y la mujer nacen los niños, que traen el Reino de Dios con ellos y para sus padres. (Así que los hijos vienen a este mundo con algo más que un pan bajo su brazo…).

El texto de Marcos dice muchas cosas más, pero las susodichas son las más importantes y de alcances y consecuencias muy importantes y muy actuales. Estas cuatro, por ejemplo: NO al divorcio, que rompe la unión querida por Dios. NO a la unión entre divorciados cuya relación es adulterio. No a la unión entre homosexuales y lesbianas, cuya relación es contra natura. NO al aborto, que mata en el seno materno a los niños que Dios regala… Pero más allá de estos y otros NO, el Plan de Dios sobre el matrimonio es, ante todo y por sobre todo, tremendamente positivo. Tanto que, por decirlo a nuestro modo, “Dios se las jugó por el matrimonio”.

Dios que es uno y trino  -tres Personas y una sola naturaleza: unidad en la diversidad- , quiso ser reflejado como tal en cuanto hizo. Es por ello que quiso crear infinidad de cosas, todas diversas, pero en un solo universo, bajo una sola ley física (que los científicos siguen buscando). Y quiso crear al hombre y la mujer, dos personas distintas, pero una sola carne cuando se unen. En la unión del hombre y de la mujer  -dos en uno- , dejó la imagen de su propio Ser: tres en uno. Y en el amor del hombre y de la mujer, dejó la imagen de su propio amor, fiel, feliz y fecundo. De esta manera, confió al matrimonio la gran misión de ser su imagen viva en la tierra… Decididamente “Dios se las jugó por el matrimonio”.

En el Plan divino, el matrimonio es su creación por excelencia. Pide que el matrimonio lo refleje: que la unión del hombre y la mujer sea para siempre, como lo es en Dios. Pide también que los-dos-en-“una-sola-carne” vivan su comunión afectivosexual y complementaria como personas, iguales y diversas entre sí, y con un destino común. Una comunión que se consolida y prolonga amorosamente en los hijos. “Carne y huesos” de sus padres, los hijos son la expresión viva de que en efecto los papás son una sola carne, concretada en ellos. Son también el nudo que enlaza definitivamente su amor.

El matrimonio cristiano podrá estar aún lejos de lo que Dios “quiere”, pero ahí está, con toda su belleza y grandeza. Y requiriendo una seria, prolongada y sincera preparación.

Disculpe, pero no hay contenido en esta categoria.

Tema

OCTUBRE, MES MUY ESPECIAL

En Octubre celebramos la Virgen del Rosario (el 7), el DOMUND o Día Mundial de las Misiones (el 25) y el Señor de los Milagros (el 28). Celebraciones tan importantes que llenan todo el mes, haciendo que llamamos a Octubre “Mes del Rosario”, “Mes de las Misiones” y “Mes del Señor de los Milagros”.

De los tres títulos, probablemente el que más nos llega e impacta es el del Señor de los Milagros. Por tratarse del Señor, ante todo, y por permitirnos formar parte de ese “mar humano” que avanza en torno a El, atraído por El, puesta toda su confianza en El. En el contexto de la Misión Continental, el Señor de los Milagros se nos presenta como misionero, nos convoca a seguirle  -y le seguimos- , y nos da sin palabras la lección divina más importante y directa: amar como El amó hasta la entrega total, y ser uno con El y entre nosotros, como lo somos, sin distinciones, cuando marchamos juntos en procesión…

A diferente nivel, pero también muy importante, está la Fiesta de la Virgen del Rosario, con la invitación a rezar el santo rosario. Suena a Fátima (1917), pero la historia se retrotrae a 1571. Aquel 7 de Octubre de 1571, en el que pareció que la Cristiandad iría a desaparecer bajo el imperio musulmán, el rezo del rosario consiguió el favor de Dios y… se triunfó en la Batalla de Lepanto. (“El más grande (de los acontecimientos) que vieron los siglos”, al decir de Miguel de Cervantes, que quedó manco en la  batalla). El triunfo fue atribuido por todos a la intercesión de Ntra. Señora del Rosario, por lo que, desde entonces, la Iglesia atribuye al rezo del Rosario una especial protección sobre el Pueblo de Dios y sobre los valores evangélicos de la cultura cristiana.

Hoy en día, ante tantas y similares amenazas, ¿no estaremos necesitando de una nueva cruzada universal del rezo del santo rosario? El rezo del rosario es mucho más que el mecánico pasar las cuentas y rezar avemarías... Es, ante todo, contemplar a Jesucristo con la mirada y el corazón de María. Contemplarlo en los 20 principales misterios o acontecimientos de la vida de Jesús, mientras invocamos a la Madre con el saludo del ángel y de su pariente Isabel. Es también  -y muy importante en nuestros días- invocar la protección del Señor sobre la humanidad y la Iglesia, tan amenazadas hoy, y sobre cada uno de nosotros.

En cuanto al DOMUND, sigue imperativo el mandato del Señor de llevar el evangelio a todos los pueblos de la tierra (Mc 16, 15)  -es por esto que el cristiano es católico (=universal). Y sigue escuchándose el clamor de más de 4.000 millones de seres humanos aún no bautizados… ¡Ay de mi si no evangelizo!, decía S. Pablo (1 Cor 9.16), a quien le urgía la caridad de Jesucristo, que dio su vida por la salvación de todos (2 Cor 5, 14). Hoy muchas cosas han cambiado, pero la necesidad de evangelizar sigue igual y hasta más urgente que antes. Se espera que el DOMUND nos inquiete y haga surgir en nosotros el misionero que desde el bautismo llevamos dentro. Para orar, conocer y ayudar más a las misiones y a los misioneros. Y, si el Señor llama, para ir de misioneros a países de misión o a los pueblos lugares olvidados del Perú.


Archivo de la Hoja Parroquial

A continuación el archivo con los números anteriores de la Hoja Parroquial Encuentro

Hoja Parroquial - Encuentro Nº 506
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 503
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 501
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 500
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 499
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 497
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 496
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 495
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 493
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 494
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 482
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 480
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 479
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 478
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 477
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 476
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 474
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 473
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 472
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 470
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 471
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 469
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 468
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 466
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 465
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 464
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 461
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 463
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 460
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 458
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 457
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 456
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 454
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 453
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 452
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 451
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 449
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 448
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 447
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 446
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 445
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 444
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 443
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 442
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 441
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 440
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 439
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 438
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 437
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 436
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 435
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 434
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 433
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 432
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 430
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 429
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 428
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 427
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 426
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 425
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 424
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 423
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 422
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 421
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 419
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 417
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 416
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 415
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 414
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 412
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 411
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 410
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 409
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 408
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 407
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 406
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 405
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 404
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 403
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 402
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 401
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 399
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 398
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 397
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 395
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 394
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 392
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 391
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 390
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 389
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 388
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 387
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 386
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 385
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 384
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 383
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 382
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 381
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 380
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 379
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 378
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 377
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 376
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 375
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 374
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 373
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 372
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 371
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 370
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 369
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 366
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 365
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 364
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 363
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 362
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 361
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 360
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 359
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 358
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 357
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 356
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 355
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 354
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 352
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 351
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 350
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 349
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 348
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 347
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 345
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 343
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 342
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 341
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 340
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 339
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 337
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 336
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 335
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 332
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 331
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 330
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 329
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 328
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 327
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 326
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 325
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 324
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 322
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 321
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 320
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 319
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 318
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 317
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 316
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 314
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 313
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 311
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 310
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 309
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 307
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 304
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 274
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 273
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 272
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 271
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 270
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 269
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 268
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 267
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 265
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 264
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 263
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 260
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 259
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 256
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 258
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 257
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 255
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 254
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 253
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 252
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 251
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 250
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 249
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 248
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 247
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 246
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 245
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 243
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 242
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 241
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 240
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 239
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 238
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 236
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 234
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 233
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 232
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 231
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 230
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 229
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 228
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 227
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 226
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 225
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 224
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 223
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 222
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 221
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 220
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 219
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 218
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 217
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 216
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 215
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 214
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 213
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 212
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 211
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 210
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 209
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 208
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 207
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 206
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 205
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 204
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 203
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 199
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 198
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 197
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 196
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 195
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 194
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 193
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 192
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 191
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 190
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 189
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 188
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 187
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 186
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 185
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 184
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 183
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 182
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 180
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 179
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 174
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 173
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 172
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 171
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 170
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 169
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 168
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 167
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 166
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 165
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 161