Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235

19/09/09
Carta del Párroco

Queridos amigos

El seguimiento de Jesús es lo esencial del cristiano y de la religión cristiana. Pues no se nos ha dado otro nombre por el cual ser salvados (Fil 2,10). Pero ¿en qué consiste el seguimiento de Jesús? En imitarle y seguir sus huellas, solemos decir. Pero se le puede imitar sólo como quien calca o actúa…, y se puede ir tras sus huellas, pero con el corazón  y la mente soñando en otras cosas, que es lo que en esta ocasión pasó con algunos apóstoles, según nos cuenta el evangelio (Mc 9, 30-37). Resulta dramático que cuando Jesús está hablándoles de su pasión y muerte, ellos se pongan discutir sobre quién es el más importante. Líbrenos el Señor de seguirle sólo físicamente, con el corazón puesto en otras cosas. Lo que, lamentablemente, a veces suele pasarnos

“Seguir al Señor” es involucrarse y comprometerse con Él con todas las fuerza y a tiempo completo, sea cual sea nuestro estado de vida, soltero, casado, religioso… Es cooperar con Él en la construcción del Reino de Dios en este mundo: mejorando la creación y la calidad de vida (Gen 2,15), completando lo que falta a la pasión de Jesucristo (Col 1,24), instaurando en Cristo todas las cosas (Ef 1, 22; Col 1, 18-19). Y todo esto, cueste lo que cueste y hasta las últimas consecuencias. O, dicho con las palabras de Jesús, con nuestra cruz a cuestas: “el que quiera seguirme que tome su cruz y que me siga” (Mc 8, 34).

Como Jesús, todos venimos a este mundo con una misión que cumplir: la de ser felices y hacer felices  otros, lo que agrada mucho a Dios. Pero esta misión no se logra sin sacrificios y renuncias. Es lo que le pasó a Jesús y lo que nos pasa y nos seguirá pasando a nosotros. Claro que la misión de Jesús fue infinitamente superior a la nuestra, pero igual tenemos que cumplirla. El cumplimiento de la misión de Jesús incluía ser traicionado, ser entregado a sus contrarios, morir en la cruz (Mc 9, 31). El lo sabía y lo aceptó voluntariamente. Pudo haber rehuido beber el cáliz de su pasión y muerte, pero no era su estilo y siguió adelante hasta el final. Es lo que quiso que comprendiesen y, llegado el caso, hiciesen sus discípulos, y hagamos nosotros. ¿Cómo meter en sus cabezas duras (y en las nuestras), que vale la pena darlo todo (hasta la propia vida) por ser alguien aquí y en el Reino de Dios?

“Si alguien quiere ser el primero, que se haga el último y el servidor de todos” (Mc 9, 35), Una paradoja, pero sobre todo un llamado a cambiarlo todo, a invertir los valores acostumbrados, a crear un orden nuevo con los valores del evangelio. A eso apunta cuanto hace Jesús y el llamado a seguirle. Y el proponer a un niño como símbolo de la nueva creación, porque mira el mundo con ojos nuevos, como criatura nueva, venida de Dios y aún no contaminada. Porque sabe ser feliz sin nada, sin darse importancia ni esperar que se la den. Y lo más grande de todo, porque el niño, por voluntad de Jesús. lo representa para todos los efectos (Mc 9, 37). ¿¡Dónde está el niño que fuimos!?

 

Noticias

Noticias

AÑO JUBILAR VICENTINO (27.09 de 2009-2010)
Empezará el próximo domingo 27 con motivo del dies natalis  o partida al cielo de S.Vicente de Paul y de Sta.Luisa de Marillac. Unidos en vida por una santa y creativa amistad, ambos murieron en Paris y en el mismo año (1660): el 15 de marzo y a los 70 años Luisa; el 27 de setiembre y a los 80 Vicente. Visitadora social y Cofundadora de las Hijas de las Caridad (1633), ella; y él, Fundador de las Cofradías de la Caridad (1617), de la Congregación de la Misión (1625) y de las Hijas de la Caridad, amén de otro montón de títulos como Reformador del Clero y Padre de la Patria (Francia). Además de santos, la iglesia los ha proclamado Patronos de la caridad: de todas las obras de caridad, a S. Vicente; y de la asistencia social, a Luisa. Para hacer memoria de todo esto y más, para celebrarlo y animar la caridad en nuestros días, la Familia Vicentina quiere hacer de este 350º Aniversario un Año Jubilar. Un Jubileo que la Familia Vicentina, más de 165 Ramas en todo el mundo, celebrará en los más de 191 países, en que están y trabajan. La HP se hará eco de este Jubileo a lo largo del año, especialmente de lo que se programe y realice en el Perú.

SEMANA DE LA CARIDAD
La tendremos el sábado 26 y domingo 27. Como se avisara a su tiempo, la Semana de la Caridad de nuestra parroquia fue postergada para hacerla coincidir con la Fiesta de S. Vicente de Paul, el Gran Santo de la Caridad. Se les pide traer víveres no perecibles para ayudar a las familias necesitadas de la parroquia y de nuestra parroquia hermana Santa Catalina Laboure en Villa María del Ttriunfo.

LA II SEMANA JUVENIL VOCACIONAL CONTINÚA CON ÉXITO
Iniciada el domingo pasado, concluirá este con una Jornada en la que participarán los papás de los 72 confirmandos. Dos momentos fuertes e importantes de esta II Semana se vivieron el Jueves 17  -(con las conferencias para jóvenes (a las 7 p.m.,) y a los papás (a las 7.30), siendo esta última la que propició con tanto éxito el Equipo de Pastoral Familiar para todos los papás de la parroquia; y el sábado 19, con la realización, todo el día, almuerzo incluido, de las II Olimpíadas Juvenil-Vocacionales, en el estadio municipal. Muy bien organizadas, participaron en ellas, con mucho entusiasmo y eficiencia, una docena de comunidades. Además y por ratos, se hicieron presentes familiares de los participantes y feligreses.

ATENCIÓN CON LOS FALSOS SACERDOTES Y LOS “SUSPENDIDOS”
Tal es la situación de Ricardo Córdova Velásquez de la Diócesis de Chulucanas, Gerardo Sotomayor Lamas de la Arquidiócesis del Cusco y Jesús Ciro Vera Hermoza de la Prelatura de Sicuani, quienes se presentan como miembros de la agrupación autodenominada "iglesia católica apostólica Nuestra Señora de Guadalupe" y que en nuestra Arquidiócesis vienen actuando ilícitamente en la denominada "Iglesia de la Vera Cruz" (al costado de la Basilica del Rosario de los PP. dominicos). Acogemos así el pedido que nos hace la Cancillería del Arzobispado de Lima para poner en guardia a los fieles sobre estos sacerdotes suspendidos… Y sobre los falsos sacerdotes, que sorprenden a veces a los fieles que piden misas y sacramentos… Al respecto, es necesario recordat a los fieles que los sacramentos del Bautismo, Matrimonio y Eucaristía, sólo se celebran de ordinario en las parroquias, y en los lugares de culto que han sido debidamente autorizados en la Arquidiócesis para ello. Hay que sospechar de quienes ofrecen celebrarlos en las casas.

 

Tema

PENSAMIENTOS DE SAN VICENTE DE PAÚL (1881-1660)

(Preparándonos para su Fiesta, el 27)

Dios ama a los pobres y, por consiguiente, ama a quienes aman a los pobres…(CEME 420). Es entre ellos, entre esa pobre gente, donde se conseva la verdadera religión, una fe viva;creen sencillamente sin escudriñar; sumisión a las órdenes, paciencia en lo extremo de las miserias que hay que sufrir (CEME 125)…. Vivimos. del patrimonio de Jesucristo, del patrtimonio de los pobres… Los pobres son los preferidos de Dios…, nuestros amos y señores (CEME 420)

Si se le hubiera podido preguntar al Hijo de Dios: ¿para qué has venido..? Para evangelizar a los pobres. Eso es lo que el Padre te ordeno… Puede decirse que venir a evangelizar a los pobres no se entiende solamente enseñar los misterios necesarios para la salvación sino hacer todas las cosas predichas y figuradas por los profetas, hacer efectivo el evangelio”.

No hay nada mayor que un sacerdote. A quien Él le da todo poder sobre su cuerpo natural y su cuerpo místico, el poder de perdonar los pecados, etc. ¡Dios mío! ¡Qué poder! ¡Qué dignidad! (CEME, 635)

Las obras del espíritu no se realizan ni mucho menos por medio del espìrtu solamente¸también ayudan a ello el estómago, el hígado, los pulmones, que sirven al entendimiento, a la recta razón y a las demás facultades racionales…” (CEME, 650)

Para tender a la perfección, hay que revestirse del espíritu de Jesucristo…Hemos de llenarnos y dejarnos animar de este espíritu de Cristo… Pero ¿cuál es este espiritu que se ha derramado…? El Espiritu Santo, en persona, se derrama sobre los justos y habita personalmente en ellos. Cuando se dice que el Espiritu Santo actúa en una persona, quiere decirse que este Espiritu, al habitar en ella le da las mismas inclinaciones y disposiciones que, tenía Jesucristo en la tierra, y estas le hacen obrar, no digo que con la misma perfección, pero sí según la medida de los dones de este divino Espiritu. ¿Qué es el espiritu de nuestro Senor? Es un espiritu deperfecta caridad, lleno de una estima estima maravillosa a la divinidad y de un deseo infinito de honrarla dignamente… (CEME 669-670-671)

Hay que poner como fundamento de todo que la doctrina de Jesucristo hace lo que dice, mientras que la del mundo no da nunca lo que promete; que los que hacen lo que Jesucristo enseña construyen sobre la roca, y que ni inundación de las aguas, ni el ímpetu de los vientos podrán derribarlo (Mt 7,25) (CEME 685)

Buscad primero el Reino de Dios (Mt 6,33),,, Eso de buscarlo no es más que una palabra, pero me parece que dice muchas cosas: quiere decir que hemos de trabajar de tal forma que aspiremos siempre a lo que se nos recomienda, que trabajemos incesantemente por el reino de Dios… Buscad, buscad, esto dice, preocupación, esto dice acción… (CEME 710), Buscad a Dios en ustedes, ya que san Agustin confiesa que, mientras lo andaba buscando fuera de él, no pudo encontrarlo; buscadlo en vuestra alma, como en su morada predilecta…

Las misiones hacen ver que el Espíritu Santo guía a la Iglesia (CEME, 1254)

La oración es una elevación del espíritu a Dios para hacerle presentes nuestras necesidades y para implorar la ayuda de su misericordia y de su gracia. Por consiguiente es muy razonable que cuando haya que tratar con una tan alta y sublime majestad, se piense un poco qué es lo se va a hacer, ante quién nos vamos a presentar, qué es lo queremos decirle, qué gracia es la que hemos de pedirle (CEME, 434)


Archivo de la Hoja Parroquial

A continuación el archivo con los números anteriores de la Hoja Parroquial Encuentro

Hoja Parroquial - Encuentro Nº 506
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 503
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 501
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 500
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 499
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 497
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 496
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 495
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 493
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 494
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 482
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 480
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 479
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 478
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 477
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 476
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 474
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 473
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 472
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 470
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 471
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 469
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 468
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 466
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 465
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 464
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 461
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 463
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 460
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 458
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 457
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 456
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 454
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 453
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 452
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 451
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 449
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 448
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 447
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 446
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 445
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 444
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 443
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 442
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 441
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 440
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 439
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 438
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 437
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 436
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 435
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 434
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 433
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 432
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 430
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 429
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 428
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 427
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 426
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 425
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 424
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 423
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 422
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 421
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 419
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 417
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 416
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 415
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 414
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 412
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 411
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 410
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 409
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 408
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 407
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 406
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 405
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 404
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 403
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 402
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 401
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 399
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 398
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 397
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 395
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 394
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 392
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 391
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 390
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 389
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 388
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 387
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 386
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 385
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 384
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 383
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 382
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 381
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 380
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 379
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 378
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 377
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 376
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 375
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 374
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 373
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 372
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 371
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 370
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 369
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 366
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 365
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 364
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 363
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 362
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 361
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 360
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 359
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 358
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 357
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 356
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 355
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 354
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 352
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 351
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 350
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 349
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 348
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 347
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 345
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 343
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 342
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 341
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 340
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 339
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 337
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 336
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 335
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 332
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 331
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 330
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 329
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 328
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 327
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 326
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 325
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 324
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 322
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 321
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 320
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 319
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 318
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 317
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 316
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 314
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 313
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 311
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 310
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 309
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 307
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 304
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 274
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 273
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 272
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 271
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 270
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 269
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 268
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 267
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 265
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 264
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 263
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 260
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 259
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 256
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 258
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 257
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 255
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 254
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 253
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 252
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 251
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 250
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 249
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 248
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 247
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 246
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 245
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 243
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 242
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 241
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 240
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 239
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 238
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 236
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 234
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 233
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 232
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 231
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 230
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 229
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 228
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 227
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 226
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 225
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 224
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 223
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 222
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 221
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 220
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 219
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 218
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 217
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 216
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 215
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 214
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 213
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 212
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 211
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 210
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 209
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 208
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 207
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 206
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 205
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 204
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 203
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 199
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 198
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 197
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 196
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 195
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 194
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 193
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 192
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 191
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 190
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 189
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 188
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 187
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 186
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 185
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 184
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 183
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 182
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 180
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 179
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 174
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 173
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 172
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 171
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 170
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 169
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 168
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 167
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 166
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 165
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 161