Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462

29/01/14
Carta del Párroco
COMENTARIO AL EVANGELIO DEL DOMINGO 26.

Queridos amigos

El evangelio de hoy (Mt 4,12-23) presenta a Jesús como misionero y nos invita a ser con Él y como Él “pescadores de hombres”. Encarcelado Juan el Bautista, Jesús tomó su relevo misionero, pero midiendo el peligro, decidió dejar Judea e irse a Galilea. A su pueblo de Nazareth, para visitar a la madre y para dar a su gente la primicia de quién realmente era Él. Lo que aquí pasó lo cuenta Lucas con lujo de detalles (Lc 4, 14-30), explicando de paso cuál era el método de la predicación de Jesús en las sinagogas. Éxito o fracaso, lo cierto es que, dejando Nazareth, Jesús se fue a Cafarnaún, junto al mar de Galilea, para que se cumpliese la Escritura (Is 8,23-9,1) y para hacer de esta ciudad cosmopolita y pagana su centro de operaciones en Galilea.

El hecho de haber escogido a Cafarnaún como su segunda ciudad, al mismo tiempo que como centro y campo de operaciones, nos dice que Jesús se había propuesto un Plan Misionero bien definido, cuyos puntos principales fueron: 1. Establecer el Reino de Dios, con mentalidad nueva; 2. Recorrer toda Galilea enseñando en las sinagogas; y 3. Escoger y preparar los discípulos, que habrían de ayudarle y reemplazarle cuando Él ya no estuviese. Son las líneas maestras del Plan, cuyos detalles los evangelistas irán exponiendo a lo largo de sus evangelios. ¡Qué bueno si nosotros, llamados a ser misioneros con Jesús, hacemos nuestro su Plan, teniendo en cuenta lo que el Papa Francisco nos dice en su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium.

Ante todo y para no perdernos diciendo y haciendo cosas, que se las lleva el viento, tenemos que fijar el objetivo de nuestro trabajo misionero. Para Jesús la cosa fue clara: proclamar el evangelio del Reino de Dios. Lo habían anunciado los profetas y era el sueño del pueblo, que se haría realidad cuando apareciese el Mesías. Los dichos y hechos de Jesús, en especial los milagros, tuvieron como único propósito hacer ver que el Reino de Dios ya había llegado con Él (Mt 11, 3-6). Para nosotros y puesto que Jesús es el Reino de Dios, el objetivo de nuestra predicación debe ser Jesús. El es nuestro evangelio, el kerigma, que se centra en la persona de Jesús, en su muerte redentora y en su resurrección salvadora.

Personalmente lo que más me encanta en el Plan Misionero de Jesús es su búsqueda de agentes que le ayuden. Y que le respondan, claro. Siente que Él y la Misión necesitan de ellos y los llama directamente: vengan, síganme… En su Plan entra contar con discípulos, que estén con Él (identificándose con Él) y formen una comunidad (iglesia), que sea el brazo de la inserción del Reino de Dios en el mundo (Mc 3, 14-15). Es lo que, aleccionados por Jesús, hicieron luego los apóstoles, en especial Pablo, que terminaban toda predicación con algunos agentes pastorales nuevos y formando comunidades (iglesias). ¡Qué bueno si nosotros actuamos misioneramente como Él! Disculpe, pero no hay contenido en esta categoria.

Tema

Tema
EN LA CONVERSIÓN DE SAN PABLO…

La llamada Conversión de S. Pablo es para la Iglesia un acontecimiento tan grande que lo celebra con fiesta. Por donde se la mire está llena de significados y consecuencias, que convierten a Pablo en el Apóstol de los Gentiles (todos los no judíos) y en una de las columnas de la Iglesia. Su conversión es además un permanente llamado al cambio, como cambió él, un polifacético paradigma (de hombre íntegro, de apóstol, de santo, de pensador, de organizador…), y un poderoso argumento apologético de la resurrección de Jesús. Su cambio radical, su vida y su muerte, sólo tienen explicación aceptando que realmente vio en persona a Jesús (He 9, 3-6, 22, 6; Gal 1, 12-16; 1 Cor 15, 5-8…)

Por todo ello, la conversión de S. Pablo está a la base y en el origen de muchas conversiones (hombres y mujeres, que cambiaron sus vidas para hacerse santos), y de muchas obras e Instituciones, como la de la Congregación de la Misión o PP. Vicentinos, a la que pertenece la comunidad a cargo de nuestra parroquia Virgen Milagrosa. Tanto es así que, según Vicente de Paul, su fundador, la Congregación tuvo su humilde principio y celebra su Día Natalicio en esta fiesta de San Pablo.

Todo empezó en un pueblito llamado Folleville (al SE. de Francia), un 25 de enero de 1617, cuando Vicente de Paúl se disponía a celebrar la misa de fiesta de la Conversión de San Pablo. Cuando iba a salir al altar, una noble señora le pidió que exhortara a los fieles a hacer una confesión general. Así lo hizo Vicente de Paul, y con mucho fervor, conmovido como estaba por una reciente confesión general que había hecho a un anciano de Gannes. Dios bendijo tanto aquella exhortación, que motivó muchísimas confesiones generales y conversiones de vida.

A partir de este momento, Vicente comenzó a ir por pueblos y aldeas misionando e invitando a la confesión general. La respuesta fue tan grande, que pronto tuvo que pedir ayuda a otros sacerdotes… Fue así cómo, con ellos e inicialmente por este motivo, nació la Congregación de la Misión. ¿Gracia especial de San Pablo, que quiso que en el día de su Conversión naciera una Congregación dedicada a la conversión de las pobres gentes del campo? Así lo creyó siempre el santo. Históricamente la Congregación de la Misión fue fundada por San Vicente el 17 de Abril de 1625.

Hoy esta Congregación está presente en 17 países de África, en 24 de América, en 14 de Asia, en 4 de Oceanía y en 29 de Europa. Con un total, en la fecha, de 3,829 misioneros en todo el mundo, incluidos los estudiantes seminaristas. Son llamados o conocidos indistintamente con los nombres de Lazaristas, Paúles, Vicencianos y Vicentinos. En América Latina el nombre adoptado es el de Padres Vicentinos o  Misioneros Vicentinos. En el Perú, son 56, y 9 de ellos están presentes en nuestra comunidad parroquial.

Hace 4 siglos, en un 25 de enero y celebrando la fiesta de la Conversión del apóstol san Pablo, el Espíritu del Señor inició en Vicente de Paul un proceso de conversión personal a favor de los pobres, que dio lugar a la Congregación de la Misión. Hoy, en que también existen tantas necesidades materiales y espirituales, Dios podría estar necesitando de ti para que seas alguien que lo anuncie y que, con tu ejemplo de vida, lo hagas presente… actuando como vicentino.






Archivo de la Hoja Parroquial

A continuación el archivo con los números anteriores de la Hoja Parroquial Encuentro

Hoja Parroquial - Encuentro Nº 506
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 503
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 501
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 500
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 499
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 497
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 496
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 495
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 493
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 494
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 482
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 480
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 479
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 478
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 477
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 476
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 474
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 473
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 472
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 470
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 471
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 469
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 468
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 466
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 465
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 464
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 461
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 463
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 460
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 458
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 457
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 456
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 454
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 453
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 452
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 451
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 449
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 448
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 447
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 446
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 445
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 444
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 443
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 442
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 441
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 440
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 439
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 438
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 437
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 436
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 435
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 434
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 433
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 432
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 430
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 429
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 428
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 427
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 426
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 425
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 424
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 423
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 422
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 421
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 419
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 417
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 416
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 415
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 414
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 412
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 411
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 410
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 409
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 408
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 407
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 406
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 405
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 404
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 403
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 402
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 401
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 399
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 398
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 397
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 395
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 394
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 392
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 391
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 390
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 389
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 388
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 387
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 386
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 385
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 384
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 383
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 382
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 381
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 380
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 379
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 378
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 377
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 376
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 375
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 374
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 373
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 372
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 371
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 370
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 369
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 366
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 365
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 364
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 363
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 362
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 361
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 360
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 359
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 358
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 357
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 356
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 355
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 354
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 352
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 351
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 350
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 349
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 348
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 347
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 345
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 343
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 342
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 341
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 340
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 339
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 337
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 336
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 335
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 332
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 331
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 330
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 329
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 328
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 327
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 326
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 325
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 324
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 322
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 321
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 320
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 319
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 318
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 317
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 316
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 314
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 313
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 311
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 310
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 309
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 307
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 304
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 274
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 273
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 272
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 271
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 270
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 269
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 268
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 267
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 265
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 264
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 263
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 260
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 259
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 256
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 258
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 257
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 255
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 254
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 253
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 252
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 251
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 250
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 249
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 248
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 247
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 246
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 245
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 243
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 242
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 241
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 240
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 239
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 238
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 236
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 234
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 233
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 232
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 231
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 230
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 229
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 228
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 227
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 226
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 225
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 224
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 223
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 222
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 221
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 220
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 219
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 218
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 217
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 216
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 215
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 214
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 213
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 212
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 211
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 210
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 209
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 208
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 207
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 206
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 205
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 204
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 203
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 199
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 198
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 197
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 196
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 195
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 194
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 193
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 192
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 191
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 190
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 189
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 188
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 187
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 186
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 185
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 184
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 183
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 182
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 180
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 179
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 174
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 173
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 172
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 171
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 170
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 169
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 168
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 167
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 166
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 165
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 161