Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338

06/09/11
Carta del Párroco

Queridos amigos

 A la hora de perdonar no hay que preguntarse ni a quién ni hasta cuánto ni cuántas veces, es lo que nos dice Jesús en una de sus parábolas sobre el Reino de Dios. La del servidor ingrato, que no perdonó a su compañero, cuando tanto le habían perdonado a él (Mt 18,21-35). Les diré de paso, que la parábola viene a ser un práctico comentario del “perdónanos nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”, que rezamos en el Padrenuestro. Hay que perdonar a todos todo el tiempo, es decir todo y siempre. Más aun, hay que perdonar sin condiciones, sin explicaciones y sin pedir nada a cambio. Y lo más sublime y costoso: hay que perdonar de corazón y olvidando, que es como Dios perdona y quiere que nosotros lleguemos a perdonar.

 ¿Se han preguntado por qué Dios y Jesucristo son tan exigentes en el perdón y por qué quieren que vivamos perdonándonos? Bien, la respuesta es muy sencilla, pero de consecuencias incalculables, pues va en ello nuestra felicidad ahora y más tarde. Hay que perdonar para ser amigos de Dios e ir al cielo, para amistar con los hombres y mujeres del mundo y ser felices, para aceptarnos a nosotros mismos y realizarnos como personas plenas y serenas. Todo con el perdón y nada sin el perdón. ¿Por qué así? Porque el perdón restablece el orden de cosas querido por Dios y destruido por el pecado. Dios que es unidad en el amor, lo ha hecho todo para reflejar esa unidad en el amor. Lo que la destruye (el pecado) es odioso y dañino; lo que la reconstruye (el perdón) es bienvenido y necesario.

 La Biblia está llena de frases y momentos de perdón. En el Antiguo Testamento sobresalen los salmos del perdón (25, 32, 78, 79, 85, 103, etc.) y en el Nuevo las parábolas del perdón (el hijo prodigo Lc.15, 11-32; el siervo despiadado Mt.18, 23-35; los dos deudores Lc 7, 41-50; el mayordomo infiel Lc 16, 1-9, etc.). Podríamos seguir, pero, por su transcendencia, permítanme que me refiera sólo a la institucionalización del perdón, que Jesús realiza cuando da a los apóstoles el poder de perdonar en el nombre de Dios (Mt 16,19; Jn 20, 22-23). Nace así el llamado sacramento del perdón (o Confesión, Reconciliación). A partir de este momento el perdón humano (que nos damos cuando nos decidimos a reconciliarnos) y el perdón divino (que Dios nos da cuando acudimos a Él arrepentidos), se enriquecen con el perdón sacramental, que es lo máximo.

 Hay cien razones para perdonar y ninguna para no perdonar. Sólo el masoquista no perdona, al dejar que el recuerdo de la ofensa y del ofensor degenere en resentimiento, en rencor, en odio, que enferman y esclavizan sus vidas. Quien perdona sana su cuerpo y salva su alma, que libera y ennoblece al mostrarse magnánimo. Quien perdona se parece a Dios que hace llover y salir el sol para buenos y malos por igual (Mt 5, 43-45); y que, como el Padre pródigo de la parábola, está siempre a la espera del hijo para darle, sin palabras, el abrazo del perdón. Demos el perdón, pero pidamos también el perdón, sobre todo a Dios y sobre todo por medio del sacramento del perdón

 

Noticias

Noticias

COLECTA CAMPAÑA NACIONAL COMPARTIR

Es hoy, depositando los sobres que se les entregara en las bolsas de la colecta. O su colaboración generosa, si olvidó el sobre. La Campaña Nacional Compartir de este año tiene como lema: “Jóvenes, comprometidos con una vida nueva”. Los Obispos del Perú, que son quienes tienen a su cargo esta Campaña, han querido que este año -año de la Jornada Mundial de los jóvenes, que acaba de celebrarse- se considere y atienda el riesgo social en que vive este 28 % del país. Colaborando con la colecta podrá cubrirse una veintena de proyectos en favor de los jóvenes. Seamos generosos.

 HASTA EL 10 DE OCTUBRE…

Cuando ustedes lean esto, el párroco P. Antonio estará ya muy lejos, en Madrid, a donde partió en la noche del martes 6. Aquí, en la Basílica de la Virgen Milagrosa, donde fuera ordenado de sacerdote hace 60 años, celebrará con sus compañeros de Promoción, la Misa Memorial de acción de gracias. Luego lo hará en Pamplona, con una parte de su familia; y más tarde en Alignan (Francia) con la otra. Le están esperando con ganas, y le vendrá muy bien un mes de descanso. Se fue sabiendo que contará con las oraciones de los fieles, a quienes él asegura las suyas. ¡Hasta pronto!

En el ínterin hará de Administrador Parroquial el P. Arturo Aguirre, a quien acompañará como vicario el P. Javier Gamero. En su servicio a la comunidad esperan verse ayudados por las oraciones y la colaboración de todos. También de los refuerzos que vengan de la Casa Provincial, especialmente los domingos.

 CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA PARA JÓVENES

Se lo conoce como YOUCAT (YOUTH CATECHISM), y es un subsidio especial al Catecismo con respuestas a las interrogantes sobre la fe de los jóvenes. El volumen, regalo del Papa Benedicto XVI para los jóvenes participantes en la Jornada Mundial de Jóvenes de Madrid, contiene comentarios, preguntas y respuestas, índice temático, ilustraciones e imágenes, sumarios de términos clave, citas de la Biblia y de santos, así como de grandes maestros de la fe católica, en un diseño claro y atractivo. Sus 300 páginas encierran las cuatro secciones clásicas del Catecismo.

CURSO DE PROYECCIÓN MISIONERA

se realizará del 13 al 16 de setiembre, de 6:00 a 9:15 de la noche, en el Instituto Superior de Estudios Teológicos “Juan XXIII” (ISET), ubicado en Pueblo Libre. Con el título de “Misión para el mundo de hoy”, lo organiza el Centro Nacional Misionero (CENAMIS) de la Conferencia Episcopal Peruana, y está dirigido a sacerdotes, miembros de asociaciones laicales, movimientos, catequistas, docentes y público en general. Busca profundizar y capacitar a los agentes pastorales y laicos “para la Misión, en el mundo de hoy”. Las inscripciones en Jirón Estados Unidos 838, Jesús María. Teléfono: 463-1010 anexo 284.

 SEMANA DE LA FAMILIA EN NUESTRA PARROQUIA

Sus dos momentos principales serán: El jueves 15, a hrs. 7.30, con un cineforum, el 2º del año, sobre “La decisión más difícil”, una buena película sobre la familia. El domingo 18, a las 12 m., misa de salud por las familias de la parroquia. Con la bendición y ofrenda del pan familiar, que podrán conseguir a la entrada del templo. Organiza el Equipo de Pastoral Familiar, que espera y agradece de antemano su participación.

Tema

Tema

JUAN GABRIEL PERBOYRE, MISIONERO MÁRTIR EN CHINA. 

 En la Parroquia de la Medalla Milagrosa de San Isidro, hay una pequeña imagen de un extraño mártir. Por su vestido, corte de pelo y coleta, parece un chino, y hasta su nombre es chino: Tong Weng Hio. Pero sus rasgos son europeos y su nombre de pila es Juan Gabriel Perboyre. La gente no lo conoce gran cosa, pero lo quiere mucho. Y se siente cautivada por él, que pareciera estar rodeado de un halo de gracia y brotándole una fuerza que hace milagros. Milagros y muchos y de toda clase, son los que, según los fieles, hace este pequeño gran santo. Averiguaciones posteriores dan fe de que sucede lo mismo en todas las iglesias del mundo en las que se le venera.

 Su vida es tan breve y curiosa como su imagen, y de una sencillez impresionante. Para empezar, vivió sólo 38 años (1802-1840): 24 preparándose hasta ser sacerdote misionero vicentino. Y los 14 restantes, trabajando en la docencia - 9 años en Francia- , y de misionero ad gentes -5 años en China, donde murió mártir. Pero será bueno no dejarse engañar por las apariencias. En la Sagrada Escritura hay una frase que le cae muy bien a Juan Gabriel: vivió pocos años, pero en tan pocos años llevó a cabo hartas cosas. Vivió como quemando etapas y avanzando muy rápido. Así, ordenado de sacerdote, fue nombrado superior del Seminario Menor de Saint Flour con apenas 25 años; y subDirector del Seminario de la Casa Madre en París, con apenas 30 años. Dos años trabajó aquí inculcando en los jóvenes seminaristas el amor por las misiones y su entrega hasta dar la vida por Jesucristo. Él mismo cuenta cómo al visitar el museo misionero del Seminario, se emocionaba al ver la ropa con la que, unos años antes, fuera martirizado su cohermano vicentino Regis Clet, hoy también santo.

 ¿Qué hubiera llegado a ser si, a los 32 años y a petición suya, no lo envían de misionero a China? Pero en los destinos de la Providencia estaba escrito que sería misionero y mártir en China… A los 15 años se dejó seducir por esa idea y ya no vivió más que para realizar ese gran sueño. Fue lo que motivó su vida y cuanto hizo: tenía que ser lo máximo en todo si había de ser misionero y mártir. Y fue lo máximo en todo: estudios, docencia, ministerios, santidad. También y sobre todo en santidad: “le petit saint” (= “el santito”), fue como cariñosamente lo llamaron cuantos lo conocieron.

 En las Regiones del Honán y del Hupé, en China, que recorrió casi siempre a pie y a salto de mata, “el santito” demostró ser todo un Gran Santo. Alguien a quien el Señor Jesús quiso unir muy íntimamente a El en su Pasión y Muerte, que reprodujo hasta en los más  pequeños detalles. Cual “Otro Cristo”, como se le ha llamado, fue traicionado por uno de sus discípulos y vendido por 30 monedas, tuvo que ir de tribunal en tribunal, fue flagelado y torturado de mil maneras, y fue ejecutado (por estrangulación) atado a una cruz, en compañía de 7 ladrones, que le precedieron en la muerte. Murió en un viernes, a las 3 de la tarde… En Uchang Fu, el 11 de setiembre de 1840.

 Dicen que, después de su muerte, una gran cruz luminosa apareció en el cielo. Muestra especial sin duda del aprecio que el Señor le tuvo. Como parece que sigue teniéndolo a cuantos honran a Juan Gabriel Perboyre en su pequeña imagen.


Archivo de la Hoja Parroquial

A continuación el archivo con los números anteriores de la Hoja Parroquial Encuentro

Hoja Parroquial - Encuentro Nº 506
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 503
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 501
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 500
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 499
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 497
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 496
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 495
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 493
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 494
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 482
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 480
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 479
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 478
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 477
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 476
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 474
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 473
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 472
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 470
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 471
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 469
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 468
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 466
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 465
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 464
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 461
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 463
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 460
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 458
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 457
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 456
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 454
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 453
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 452
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 451
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 449
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 448
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 447
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 446
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 445
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 444
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 443
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 442
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 441
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 440
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 439
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 438
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 437
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 436
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 435
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 434
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 433
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 432
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 430
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 429
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 428
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 427
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 426
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 425
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 424
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 423
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 422
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 421
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 419
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 417
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 416
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 415
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 414
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 412
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 411
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 410
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 409
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 408
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 407
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 406
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 405
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 404
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 403
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 402
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 401
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 399
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 398
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 397
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 395
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 394
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 392
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 391
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 390
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 389
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 388
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 387
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 386
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 385
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 384
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 383
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 382
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 381
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 380
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 379
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 378
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 377
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 376
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 375
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 374
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 373
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 372
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 371
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 370
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 369
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 366
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 365
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 364
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 363
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 362
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 361
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 360
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 359
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 358
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 357
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 356
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 355
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 354
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 352
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 351
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 350
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 349
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 348
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 347
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 345
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 343
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 342
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 341
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 340
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 339
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 337
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 336
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 335
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 332
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 331
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 330
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 329
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 328
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 327
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 326
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 325
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 324
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 322
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 321
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 320
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 319
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 318
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 317
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 316
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 314
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 313
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 311
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 310
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 309
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 307
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 304
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 274
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 273
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 272
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 271
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 270
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 269
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 268
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 267
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 265
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 264
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 263
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 260
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 259
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 256
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 258
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 257
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 255
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 254
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 253
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 252
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 251
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 250
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 249
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 248
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 247
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 246
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 245
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 243
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 242
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 241
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 240
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 239
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 238
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 236
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 234
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 233
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 232
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 231
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 230
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 229
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 228
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 227
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 226
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 225
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 224
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 223
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 222
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 221
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 220
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 219
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 218
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 217
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 216
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 215
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 214
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 213
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 212
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 211
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 210
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 209
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 208
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 207
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 206
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 205
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 204
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 203
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 199
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 198
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 197
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 196
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 195
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 194
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 193
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 192
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 191
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 190
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 189
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 188
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 187
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 186
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 185
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 184
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 183
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 182
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 180
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 179
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 174
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 173
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 172
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 171
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 170
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 169
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 168
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 167
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 166
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 165
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 161