Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333

04/08/11
Carta del Párroco

Queridos amigos

 El evangelio de la travesía del mar de Galilea (Mt 14, 22-33) por los apóstoles, tan llena de peripecias, es como una parábola en acción sobre la iglesia. Conociendo a Mateo y leyendo entre líneas, el relato tiene que ver con las dificultades serias que estaba experimentando la primigenia iglesia cuando Mateo escribe su evangelio. O con las que ha experimentado a lo largo de su historia y sigue experimentando en nuestros días. La barca en la que van los apóstoles es la iglesia. La travesía del mar, el viaje a buen puerto (el cielo). Las olas encrespadas y los vientos huracanados, son las persecuciones y herejías. Jesús caminando sobre las aguas, es su presencia con nosotros hasta el fin de la historia (Mt 28, 20). Los apóstoles con una fe entre sí y no, es el Pueblo de Dios en marcha, entre vacilaciones, que terminan en adoración del Señor.

 Digamos algo de cada una de las dos últimas comparaciones, que son como los dos ejes de la iglesia: la presencia activa de Jesús (a través de su Espíritu) y el sentido agónico (en su significado de lucha) de la fe. Ante todo, la presencia activa de Jesús. Manda a los apóstoles embarcarse y cruzar solos el mar,  y Él se queda orando en el monte. Uno diría que los abandona a su suerte y que así se sintieron ellos, pero no es así. Aunque está en oración personal con su Padre, Jesús tiene su pensamiento y su corazón en los discípulos y en los apuros que están teniendo. (Preguntémonos de pasada si nuestra oración es tan “encarnada” o realista como la de Jesús, que ora a su Padre, pero a partir de situaciones concretas como eran los apuros de los apóstoles). No sólo piensa en ellos, sino que toma la resolución de ir a su encuentro y echarles una mano. (Nuestras oraciones ¿terminan en resoluciones prácticas?)

 Digamos algo sobre el sentido agónico (de lucha) de nuestra fe. Después de la multiplicación de los panes, cuando parecía que las cosas se les ponían bien, los apóstoles tuvieron que embarcarse y partir muy contrariados. Luego sobrevino la tempestad con el mar tan agitado, que amenazaba con engullirlos con barca y todo. Y de repente, el fantasma, alguien como un fantasma caminando sobre el mar hacia ellos. Ni se calmaron cuando Jesús les dijo: “no tengan miedo, soy Yo”. Suele pasarnos también a nosotros: que las cosas se nos complican y se ponen de color de hormiga, y, a media fe, sentimos que nos hundimos. Como Pedro, cuando el miedo por el peligro se hace mayor que nuestra confianza en Jesús. Entonces, sólo el grito de “¡Señor, sálvame!”, podrá salvarnos.

 Es fácil creer en Jesús cuando las cosas marchan bien y nos sentimos a gusto. Lo difícil es creer cuando las cosas se nos complican y nos sentimos “secos”. Cuando sobreviene la noche oscura del alma. Entonces sólo el grito de Pedro podrá salvarnos: un grito-oración como el de Pedro o el grito-oración de la Iglesia, que Pedro representa. Será bueno recordar que después de la tormenta viene la calma. Que después de la duda sincera viene la adoración: “en verdad, Jesús, eres Hijo de Dios”

Noticias

Noticias

JORNADA JUVENIL CON EL PAPA EN MADRID

Se la llevará a cabo del 16 al 21 en Cuatro Vientos (Madrid) y se estima que contará con más de un millón de personas, la mayoría jóvenes. Del Perú irán más de 1,670 jóvenes, entre los cuales 7 de Juventud Mariana Vicentina y 1 de la parroquia, los que estarán acompañados del P. Arturo Aguirre, Director de la JMV de Latinoamérica y del Perú, quien el 2 viajó ya a España. Por vez primera todos los participantes peruanos irán integrando una sola Delegación. Todos se han venido preparando debidamente a lo largo de un año con la oración, charlas y peregrinaciones con una réplica de la Cruz Peregrina y la imagen de Sta. Rosa, que es una de las diez Patronas Celestiales de la JMJ, como se llama por sus siglas a la Jornada Mundial Juvenil.

 RETIRO VOCACIONAL DE LAS HIJAS DE LA CARIDAD

Es para jóvenes mujeres de 4º y 5º de Secundaria y se lo llevará a cabo del 18 al 21 de agosto en la Casa de Retiro de las Hermanas, sita en Av. Pérez Aranibar (Ejército) 2402. ¿Quieres descubrir tu vocación o reforzarla si ya la tienes? Este Retiro te ayudará a reencontrarte contigo misma y a cambiar a mejor tu vida. Al mismo tiempo podrás pasar un fin de semana en paz y con Dios. Informes en el tel 264 0081.

 AMM, 33. MEC, 23. FELICITACIONES POR ANIVERSARIO

La Asociación de la Medalla Milagrosa (AMM), la más antigua y emblemática de las Asociaciones de la Parroquia, cumplirá su 33º Aniversario el lunes 8. El aniversario la encuentra renovada y entusiasta, con un Consejo Directivo que trabaja a través de 5 Comisiones, que van desde la difusión de la Medalla Milagrosa y la Visita Domiciliaria hasta una activa pastoral de Misión y Caridad. Dirige la Asociación la Sra. Gladys Eyzaguirre.  Por su parte, los Ministros Extraordinarios de la Comunión (MEC), Grupo Pastoral que coordina el Sr. Carlos Yagui, celebrará su 23º Aniversario el domingo 14. Es quizás el Grupo que mejor conocemos, pues a sus miembros los vemos en las misas de los sábados y domingos, dando la comunión a los fieles. Los enfermos los ven todos los primeros viernes de mes, cuando los visitan en sus casas y les llevan la comunión.

Ambos GPs están organizando la celebración de sus respectivos aniversarios con actividades religiosas, pastorales y sociales. Nosotros los acompañamos con nuestra simpatía y oraciones, deseándoles muchos nuevos aniversarios felices y fructuosos. Y que nuevos fieles se animen a formar parte de la AMM y los MEC.

 NOVENA PERPETUA DE LA MEDALLA MILAGROSA

Se la tiene todos los sábados a las 11.45, antes de la misa de 12. ¡Son sólo 15 minutos! ¡María, madre de Jesús! Necesitamos de tu hijo! Venimos a pedírtelo en la Novena Perpetua. La bendición y entrega de la Medalla Milagrosa se hace en los 1º y 3º sábados de mes, después de la misa y a quienes oportunamente la solicitan. Gracias por pasar la voz.

 RETIRO MATRIMONIAL

Lo dará Encuentro Matrimonial, Movimiento Internacional de amplia experiencia e insistencia en el diálogo de los Matrimonios. Y será el Fin de Semana del 12 al 14 de agosto,  en la Casa de Retiros Alvemia. Cieneguilla. ¿Son ustedes un matrimonio que quiere ahondar su unión en el amor o hacerse un regalo por algún acontecimiento? Entonces no dejen de participar en este Retiro. Cualquier Información a los esposos  Carmen y Dante, en el teléfono 365 2884.

Tema

Tema

ENTREVISTA AL P. ANTONIO EN SUS 60 AÑOS DE SACERDOTE

(Continuación. Viene de la HP anterior)

P. ¿Cuándo y por qué vino usted al Perú?

R. …Así que los superiores, considerando utópico e imposible mi deseo de ir de misionero a Rusia, me enviaron al Perú. El lema de mi ordenación sacerdotal (y de mis estampas recordatorio), había sido: que todos sean uno… (Jn 17, 23), que desde mi óptica ecumenista yo reducía a sólo la unión de los cristianos separados con la Iglesia. La venida al Perú -lejos entonces de los empeños unionistas de Europa-, y las diferentes ocupaciones en las que tuve que meterme, me hicieron leer el texto de Juan con más amplitud, como el llamado a trabajar por la unidad de todos, que fue lo que en adelante dio siempre sentido y dirección a mi vida y trabajos.

 P. ¿Cómo fueron sus inicios en el Perú?

R. Misioneros y plenos, en todos los sentidos, realizando mi adaptación al Perú desde el trabajo. Terminé Noviembre predicando varios días de la Novena de la Virgen Milagrosa en la Parroquia del Parque de Miraflores y yendo con el veterano P. Luis García a dar una misión de 15 días en el Lurín de 1952, tan distinto al de hoy en su campiña. Me tocó misionar 8 ó 10 fundos chacareros, de lo que conservo unas cuantas anécdotas. La 2ª mitad de noviembre y todo diciembre los pasé de misionero itinerante por los pueblos de los montes de Tarma, preparando la Navidad. Celebré mi primera Navidad peruana en Tapo y el Año Nuevo en La Unión. Las situaciones vividas y las anécdotas son incontables. Permanecí trabajando en nuestra parroquia de Tarma-Muruhuay hasta marzo de 1953, en que viajé “destinado” a nuestra comunidad de Chiclayo, para trabajar en el colegio, la parroquia y las capellanías, de la comunidad.

 P.  Usted habla de Chiclayo siempre con cariño, ¿qué cosas hizo allí?

R.  Chiclayo fue mi primer “destino”, mi primer amor. Allí, amén de otro montón de cosas, hice y fui pasando de vicario a párroco y de profesor a Director, oficios que por años simultaneé, haciendo también de superior de la comunidad. Nombrado Director del Colegio a los 30 años, lo fui durante 16, de los 21 años que pasé en Chiclayo (1953-1974). El Colegio Manuel Pardo sigue siendo hoy uno de los mejores colegios del Norte del Perú. El crecimiento se dio en lo cultural pedagógico (adelantándose a las Reformas de hoy), lo artístico (¿quién no recuerda La Coral del Manuel Pardo con sus discos de Villancicos), lo deportivo, la pastoral, la infraestructura, etc.  Con todo, el mayor éxito fue la mística y la comunión de familia que se logró entre la Dirección y los Profesores, Padres de Familia y alumnos. Aún hoy somos una familia. Creo que este logro fue el fruto más valioso de mi ministerio sacerdotal en Chiclayo.

 P. Entonces ¿por qué salió de Chiclayo y en qué ejerció su ministerio sacerdotal?

R. Salí de Chiclayo porque fui elegido Provincial de los misioneros vicentinos en el Perú, cuya residencia está en Lima. Si no hubiera sido por eso, creo que aún estaría en “el Pardo”. Tenía entonces 47 años. El cargo era por 4 años, pero fui reelegido por otros 4, así que como provincial, mi ministerio sacerdotal lo ejercí en los menesteres propios de un provincial: animar, orientar y apoyar la vida y obras de la Provincia en el Perú, sus comunidades y a los misioneros. Esto y otro montón de actividades, a niveles superiores, entre las que menciono las siguientes: cofundador del Instituto Superior de Estudios Teológicos (ISET), Vicepresidente del Consorcio de Colegios Católicos, directivo de la Conferencia de Religiosos del Perú… (Continuará).


Archivo de la Hoja Parroquial

A continuación el archivo con los números anteriores de la Hoja Parroquial Encuentro

Hoja Parroquial - Encuentro Nº 506
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 503
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 501
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 500
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 499
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 497
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 496
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 495
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 493
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 494
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 482
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 480
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 479
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 478
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 477
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 476
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 474
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 473
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 472
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 470
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 471
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 469
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 468
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 466
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 465
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 464
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 461
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 463
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 460
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 458
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 457
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 456
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 454
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 453
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 452
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 451
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 449
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 448
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 447
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 446
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 445
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 444
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 443
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 442
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 441
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 440
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 439
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 438
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 437
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 436
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 435
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 434
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 433
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 432
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 430
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 429
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 428
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 427
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 426
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 425
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 424
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 423
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 422
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 421
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 419
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 417
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 416
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 415
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 414
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 412
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 411
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 410
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 409
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 408
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 407
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 406
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 405
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 404
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 403
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 402
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 401
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 399
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 398
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 397
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 395
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 394
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 392
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 391
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 390
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 389
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 388
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 387
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 386
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 385
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 384
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 383
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 382
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 381
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 380
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 379
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 378
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 377
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 376
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 375
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 374
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 373
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 372
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 371
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 370
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 369
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 366
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 365
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 364
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 363
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 362
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 361
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 360
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 359
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 358
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 357
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 356
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 355
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 354
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 352
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 351
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 350
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 349
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 348
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 347
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 345
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 343
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 342
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 341
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 340
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 339
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 337
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 336
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 335
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 332
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 331
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 330
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 329
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 328
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 327
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 326
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 325
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 324
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 322
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 321
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 320
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 319
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 318
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 317
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 316
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 314
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 313
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 311
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 310
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 309
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 307
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 304
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 274
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 273
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 272
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 271
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 270
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 269
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 268
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 267
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 265
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 264
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 263
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 260
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 259
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 256
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 258
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 257
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 255
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 254
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 253
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 252
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 251
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 250
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 249
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 248
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 247
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 246
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 245
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 243
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 242
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 241
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 240
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 239
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 238
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 236
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 234
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 233
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 232
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 231
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 230
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 229
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 228
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 227
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 226
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 225
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 224
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 223
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 222
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 221
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 220
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 219
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 218
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 217
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 216
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 215
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 214
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 213
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 212
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 211
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 210
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 209
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 208
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 207
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 206
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 205
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 204
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 203
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 199
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 198
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 197
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 196
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 195
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 194
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 193
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 192
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 191
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 190
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 189
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 188
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 187
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 186
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 185
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 184
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 183
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 182
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 180
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 179
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 174
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 173
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 172
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 171
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 170
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 169
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 168
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 167
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 166
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 165
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 161