Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315

30/03/11
Carta del Párroco

Queridos amigos

El evangelio de hoy (Jn. 9,1-41) nos presenta el caso de un ciego de nacimiento, que gracias a Jesús,  recobra la vista y recibe la fe. Hoy lo llamaríamos un sociopsicodrama, aunque es ante todo un drama religioso. Con sus personajes y todo. El ciego, que aparece en escena todo el tiempo, y Jesús, que aparece sólo y muy oportunamente al principio y al final. Luego están los discípulos, que con una pregunta inoportuna, inician la discusión; el público, novelero como siempre; los fariseos, que arman el escándalo; y los padres del ciego, que se desentienden del asunto y del hijo, dejándolo a su suerte. Pero no todo es negativo. Lo que pasa y lo que se dice es muy significativo. Y circunstancialmente hasta nos enteramos de que ese día era sábado y de que los judíos habían acordado expulsar de la sinagoga (la iglesia judía) a quien reconociera que Jesús era el Mesías.

En relación con Jesús, lo primero que llama la atención es el teatro que monta para curar al ciego (Jn 9, 6-7). En casos similares lo hizo con una sola palabra: Ve…y el ciego vio (Mc 10,51-52). En esta ocasión, está claro que quiere llamar la atención sobre lo que va a pasar, de modo que sea un signo para todos (Jn 9, 3). El ciego y lo que le pasa al ciego se convierten en signo para nosotros. O, como comenta el Papa Benedicto XVI: “el milagro de la curación es el signo de que Cristo, junto con la vista, quiere abrir nuestra mirada interior, para que nuestra fe sea cada vez más profunda y podamos reconocer en Él a nuestro único Salvador”. Jesús ha dado la vista al ciego y ahora, como premio a su hombría, quiere darle la fe, que es la vista del alma. Para ello va a su encuentro, le dice que Él es el Hijo del Hombre, y le pregunta si cree en Él. “Creo, Señor” (Jn 9, 35,38), contesta el ciego, que se postra agradecido a sus pies.

El anónimo ciego de nacimiento, que se sentaba a pedir limosna, resultó ser todo un personaje. La ceguera no lo había amilanado, para nada. Ciertamente no veía la luz del día, pero en su interior sí había una luz: la luz de la razón, que le decía que el hombre tiene que ser digno y coherente y firme y agradecido… Es sin duda lo que él era o, al menos, lo que mostró ser durante todo ese largo y penoso día, que terminó con su expulsión de la sinagoga, como si fuera un renegado. Uno se pregunta si, en algún momento de ese tormentoso día, no habrá deseado que no lo hubieran curado… Tenía también la luz de su fe judía, que le daba ánimos para seguir viviendo como ciego, y le daba argumentos para discutir con calma y poner en aprietos, hasta sacarlos de sus casillas, a los ilustrados fariseos.

Por lo demás, el relato contiene muy buenas enseñanzas. Como las siguientes: que los males que podemos tener no son castigo por los pecados de nuestros padres; que todo lo que pasa, incluidos los males, son para nuestro bien; que hay que aprovechar la vida al máximo, pues después de muertos ya nada se podrá hacer; que Dios y Jesús están siempre al quite, sobre todo cuando las cosas se nos tornan imposibles; que Jesús ha venido a este mundo para que los que no ven, vean…

Noticias

Noticias

INICIO DE LA CATEQUESIS PARROQUIAL

En sus acostumbrados ambientes, la catequesis, incluida la santa misa, empieza hoy: de 9 a 12, los de Primera Comunión; de 5.30 a 8.30, los de Confirmación; de 10 a 12.45, los adultos. De todos modos, la inscripción se prorroga hasta el domingo 17. Se ruega pasar la voz.

CURSO DE MISIONOLOGÍA
Se lo llevará a cabo en los miércoles del 4 de mayo al 27 de julio, de 6:00 a 9:15 p.m., en el Instituto Superior de Estudios Teológicos Juan XXIII (ISET), en Pueblo Libre. Lo organiza el Centro Nacional Misionero (CENAMIS) de la Conferencia Episcopal Peruana. Su objetivo es formar discípulos misioneros en el espíritu de Aparecida y del Magisterio de la Iglesia. Inscripciones y mayor información en CENAMIS, sito en Jirón Estados Unidos 838 – Jesús María. Teléfono: 463-1010 anexo 284
                    ORACIÓN POR LA CAMPAÑA  ELECTORAL 2011 

 Concédenos,  Señor,  elegir  personas  que  se  destaquen  por  su  honestidad  y  transparencia,  que cuando asuman el cargo no pierdan este valor.

Nos comprometemos a velar por la honestidad de nuestras autoridades elegidas, realizando acciones de vigilancia ciudadana y entablando un diálogo respetuoso y sincero.

Concédenos, Señor, elegir personas que se destaquen por su sensibilidad y
conocimiento de las necesidades de la gente.

Nos comprometemos a conocer las necesidades de nuestro pueblo y a mantenernos informados para colaborar lúcidamente con nuestras autoridades elegidas.

Concédenos, Señor, elegir personas que se destaquen por sus propuestas claras y realistas.

Nos comprometemos a conocer las propuestas de nuestros candidatos y candidatas, y a estar vigilantes para que cumplan con las mismas una vez que sean autoridades electas.

Concédenos, Señor, elegir personas que se destaquen por su diálogo con la población.

Nos comprometemos también nosotros en la promoción y fortalecimiento de espacios de diálogo entre la  sociedad  civil  y  el  Estado,  donde  se  puedan  presentar  las  opiniones  y  puntos  de  vista  divergentes, poniendo de nuestra parte para llegar a acuerdos y compromisos efectivos.  

Concédenos, Señor, elegir personas que se destaquen por su compromiso con la reconciliación y la justicia.

Nos comprometemos  también  nosotros  a  trabajar  por  un  país  justo  y  reconciliado,  y  a  recordarles  a nuestras autoridades elegidas que han de tener una especial preocupación por las personas necesitadas de atención y ayuda.

Concédenos, Señor, elegir personas  que se destaquen por su compromiso con el progreso,  el Bien Común, y el respeto a los valores.

Nos comprometemos a trabajar por una humanidad capaz de convivir con dignidad, cuidando la tierra, nuestra casa común, y exigiendo a nuestras autoridades una conciencia moral,  social y ecológica más profunda y activa.

Que Dios nos ayude en este caminar.

(CEAS - Comisión Episcopal de Acción Social)

Tema

Tema

XIII SÍNODO DE LOS OBISPOS SOBRE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN

 Hace poco se anunció que el Sínodo sobre la Nueva Evangelización se lo llevaría a cabo en el Vaticano del 7 al 28 de octubre de 2012. Ahora que ya han sido presentados sus Lineamenta o Líneas de Trabajo, recojamos algo de lo que está en juego. Ante todo recordemos que la expresión Nueva Evangelización la dijo y explicó el Papa Juan Pablo II hace ya 32 años. Fue un 9 de junio de 1979 durante una homilía en un Santuario de Polonia. Luego fue en Haití, un 9 de marzo de 1983, al final de su viaje apostólico a Centro América. Ante la Conferencia de Obispos de América Latina, el Papa Misionero lanzó y pidió una Nueva Evangelización: nueva “en su ardor, en sus métodos y en sus expresiones”. Su significado y alcances los expuso magistralemente en sus exhortaciones sobre Los Laicos Cristianos (1988) y la Misión del Reddentor (1990)

Para Mons. Nikola Eterović, Secretario general del Sínodo de los obispos, el tema escogido se veía venir. Primero, porque la cuestión de la transmisión de la fe en los tiempos actuales, ha sido lo más reclamado por los 13 Sínodos de las Iglesias orientales sui iuris, las Conferencias episcopales, los 25 Dicasterios de la Curia romana y la Unión de Superiores Generales. Segundo, porque el Papa Benedicto XVI erigió en septiembre de 2010 el Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización.  “que ha llevado a encuadrar la inquietud pastoral sobre la transmisión de la fe” en la reflexión sobre la nueva evangelización que “se impone a toda la Iglesia”.

Según los Lineamenta, la Nueva Evangelización pide “leer y de descifrar los nuevos escenarios dentro de la historia de los hombres para habitarlos y transformarlos en lugares de testimonio y anuncio del Evangelio”. Entre estos nuevos escenarios se enumeran: 1. la secularización (Dios está de hecho ausente); 2. La globalización; 3. el fenómeno migratorio (ligado a la globalización); 4. la revolución informática (con “los beneficios y los riesgos de la cultura mediática y digital”); 5. el escenario económico (con “los crecientes desequilibrios entre el norte y el sur del mundo”); 6. la relación entre la ciencia y la técnica que corren el riesgo de “convertirse en los nuevos ídolos del presente”

Frente a estos nuevos escenarios, los cristianos, además de una obra de discernimiento, son llamados a “dar sabor evangélico a los grandes valores de la paz, de la justicia, del desarrollo, de la liberación de los pueblos, del respeto de los derechos humanos y de los pueblos, sobre todo de las minorías, como también de la salvaguarda de la creación y del futuro de nuestro planeta”. Se trata de una tarea que “ofrece grandes posibilidades al diálogo ecuménico” como también al “diálogo interreligioso, sobre todo con las grandes religiones orientales”.

Se diferencia entre evangelización ordinaria, evangelización ad Gentes y Nueva Evangelización, la que no es volver a hacer algo que se hizo mal o que no ha funcionado, casi como si la primera hubiera fracasado. “No es una reduplicación de la primera sino el valor de intentar nuevos senderos, frente a las condiciones cambiantes dentro de las cuales la Iglesia está llamada a vivir hoy el anuncio del Evangelio”. Tampoco cubre o esconde la intención de nuevas acciones de proselitismo por parte de la Iglesia, sobre todo hacia otras confesiones cristianas”. Ni “un cambio en la actitud de la Iglesia hacia aquellos que no creen, agnósticos o ateos


Archivo de la Hoja Parroquial

A continuación el archivo con los números anteriores de la Hoja Parroquial Encuentro

Hoja Parroquial - Encuentro Nº 506
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 503
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 501
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 500
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 499
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 497
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 496
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 495
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 493
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 494
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 482
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 480
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 479
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 478
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 477
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 476
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 474
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 473
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 472
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 470
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 471
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 469
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 468
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 466
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 465
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 464
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 461
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 463
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 460
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 458
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 457
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 456
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 454
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 453
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 452
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 451
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 449
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 448
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 447
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 446
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 445
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 444
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 443
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 442
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 441
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 440
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 439
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 438
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 437
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 436
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 435
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 434
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 433
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 432
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 430
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 429
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 428
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 427
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 426
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 425
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 424
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 423
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 422
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 421
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 419
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 417
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 416
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 415
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 414
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 412
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 411
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 410
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 409
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 408
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 407
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 406
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 405
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 404
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 403
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 402
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 401
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 399
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 398
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 397
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 395
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 394
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 392
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 391
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 390
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 389
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 388
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 387
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 386
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 385
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 384
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 383
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 382
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 381
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 380
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 379
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 378
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 377
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 376
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 375
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 374
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 373
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 372
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 371
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 370
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 369
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 366
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 365
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 364
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 363
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 362
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 361
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 360
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 359
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 358
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 357
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 356
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 355
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 354
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 352
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 351
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 350
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 349
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 348
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 347
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 345
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 343
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 342
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 341
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 340
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 339
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 337
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 336
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 335
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 332
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 331
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 330
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 329
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 328
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 327
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 326
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 325
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 324
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 322
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 321
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 320
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 319
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 318
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 317
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 316
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 314
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 313
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 311
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 310
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 309
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 307
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 304
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 274
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 273
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 272
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 271
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 270
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 269
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 268
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 267
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 265
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 264
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 263
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 260
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 259
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 256
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 258
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 257
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 255
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 254
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 253
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 252
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 251
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 250
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 249
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 248
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 247
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 246
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 245
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 243
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 242
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 241
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 240
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 239
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 238
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 236
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 234
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 233
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 232
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 231
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 230
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 229
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 228
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 227
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 226
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 225
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 224
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 223
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 222
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 221
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 220
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 219
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 218
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 217
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 216
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 215
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 214
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 213
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 212
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 211
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 210
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 209
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 208
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 207
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 206
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 205
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 204
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 203
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 199
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 198
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 197
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 196
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 195
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 194
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 193
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 192
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 191
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 190
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 189
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 188
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 187
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 186
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 185
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 184
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 183
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 182
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 180
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 179
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 174
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 173
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 172
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 171
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 170
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 169
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 168
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 167
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 166
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 165
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 161