Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312

09/03/11
Carta del Párroco

Queridos amigos:

La cuaresma se inició el miércoles 9 con la imposición de la ceniza. Un sacramental que nos recordó la vanidad de las cosas y la levedad del ser humano. Pero que al mismo tiempo, con el amén (así es y así será), que dimos al sacerdote al imponernos la ceniza, nos comprometió a convertirnos y a creer en el evangelio. ¿Medios para lograrlo? La oración, la penitencia y el ayuno (las privaciones) (Mt 6, 1-6. 16-18). Así, de un modo tan sencillo y prometedor, empezó y empezamos la Cuaresma. Itinerario espiritual de 40 días (es lo que literalmente significa Cuaresma), que habrá de llevarnos a la alegría de la Pascua de Resurrección del Señor. Con tal de que, como Jesús, nos dejemos llevar por el Espíritu del Señor y rechacemos las tentaciones del espíritu del mal (el diablo).

Dejarnos llevar por el Espíritu del Señor y rechazar al demonio (espíritu del mal), como lo hizo  Jesucristo y con su ayuda, es lo que nos pide el evangelio de hoy (Mt 4, 11). Que viene a ser una parábola en acción que muestra la batalla entre el bien y el mal, con el triunfo del bien. Fue así en la cuaresma de Jesús y será así en nuestra cuaresma, si como Él nos dejamos llevar por el Espíritu y asumimos la vida como lucha contra el mal y el Maligno. Esto es tan decisivo que no podemos dejar que algo nos distraiga o aleje de esta lucha. Ni el entorno de la Cuaresma con el color morado de sus ornameno, la sobriedad en flores y música (no hay gloria ni alleluya), el rezo del Viacrucis, etc.. Ni la invitación a rezar más, a compartir más, a privarse de más cosas. Ni las consideraciones históricas y teológicas que encierra, tan importantes…

Nuestro Señor Jesucristo vino al mundo a restablecer el señorío de su Padre sobre las almas, rescatándolas de la esclavitud del demonio, que las había seducido con engaños astutos, a través de un deseo incontrolado de riquezas, de placeres y de honores. Así plantea San Vicente de Paul la vida del cristiano y la cuaresma. Por eso, continúa, el dulcísimo Salvador juzgó conveniente luchar contra su adversario con armas opuestas, es decir, con la pobreza, la castidad y la obediencia, lo que hizo hasta sus últimas consecuencias (la muerte). La conclusión es obvia: las personas y los grupos que deseen luchar contra el mal y el maligno al lado de Jesús y en favor del bien, deberán servirse de sus mismas armas. Nada de violencia ni engaños, sino con la caridad y la verdad.

Desde siempre hemos identificado la cuaresma con la oración, el ayuno y la limosna, y no está mal, pero siempre que no reduzcamos la cuaresma a un tiempo en el que se nos pide rezar algunas oraciones más, privarnos de algunas cositas que nos gustan, y dar unos soles más en la colecta. Está bien hacer todo esto, pero teniendo en cuenta que eso no es la cuaresma. Y que la oración, el ayuno y la limosna tendrán valor y sentido en la medida en que sean expresión de un espíritu de lucha, que empieza por la propia conversión y la renovación según el evangelio.

Noticias

Noticias

PREPARACIÓN DEL SÍNODO SOBRE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN
La preparación acaba de empezar con la presentación de los “Lineamenta” (Documento Preparatorio) por Mons. Nikola Eterovic, Secretario General del Sínodo de los Obispos. Como se sabe la realización de la XIII Asamblea General ordinaria del Sínodo de los Obispos tendrá lugar en el Vaticano del 7 al 28 de octubre de 2012 y versará sobre “la nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana». Las Líneas de Trabajo contienen tres capítulos: 1. Tiempos de nueva evangelización; 2. Proclamar el Evangelio de Jesucristo y 3. Iniciar la experiencia cristiana. Contienen también una introducción, precedida de un prólogo y una breve conclusión. El Documento será entregado ahora a todos los obispos del mundo, universidades católicas, etc., quienes empezarán a estudiarlo y a enviar sus observaciones al Santo Padre. Después de un largo proceso de elaboración, se tendrá al final el Documento de Trabajo que servirá de guía para el desarrollo del Sínodo 2012.

ENCUENTRO DE LA FAMILIA VICENTINA
Con motivo de celebrarse el martes 15, la fiesta de Santa Luisa de Marillac, el Consejo Nacional de la Familia Vicentina (CONFAVIP) está invitando a todos sus miembros a participar del 1º Encuentro FAVI de este año. Será en la Casa Provincial de las Hijas de la Caridad, sita en la Av. Pérez Aranibar (Av. Ejercito) 2402 Magdalena del Mar, con la siguiente programación: 5:00 – 6:45 p.m., en el auditorio: Saludos y Tema: Santa Luisa animadora de las Caridades; 7:00, Celebración Eucarística; 8:00, Compartir. Se espera una buena asistencia de cada una de las 16 Ramas FAVI.

ECOS DEL CONSEJO PASTORAL PARROQUIAL DE MARZO

Lo tuvimos el martes 8, y contó con la participación de 31 delegados de 18 Grupos Pastorales. Se recibieron los Informes orales y escritos del mes de Febrero, así como algunos Proyectos Grupales de Trabajo 2011. A su turno, el párroco recordó que las Inscripciones para la catequesis de 1ª comunión y confirmación ya están abiertas y continuarán hasta el 26. También que el miércoles 9 empieza la cuaresma e invitó a participar en los Viacrucis de todos los viernes. Luego invitó a la Fiesta de Sta. Luisa el 15 en la Casa Provincial de las Hijas de la Caridad. Recordó que el 25 se celebra el Día del Niño por Nacer, que nosotros celebraremos el 27 en la misa de 12 m. Y se acordó tener tres miniRetiros durante el año para todos los Grupos Pastorales.

EL MOVIMIENTO DE DISCÍPULOS MISIONEROS

Cumple el miércoles 16 su 4º aniversario y lo celebrará dando gracias a Dios en la eucaristía de las 11 de la mañana. Por la hora, muchos de ellos no podrán participar en la santa misa, pero, desde donde estén, se unirán espiritualmente a los presentes. El Movimiento cuenta a la fecha con 108 discípulos misioneros, algunos de los cuales están en el extranjero. Su Compromiso de vivir cristianamente, de dar testimonio claro de su fe, de orar tres veces al día por las misiones, y de anunciar el evangelio entre los suyos (familiares y amigos), lo convierten a usted en discípulo misionero. ¡Ánimo! De su nombre y teléfono en secretaría y muy pronto empezará a recibir noticias del Movimiento. No hay que pagar nada y sólo hay una reunión al año, para conocernos.

INSCRIBA A SU NIÑO O JOVEN EN LA CATEQUESIS PARROQUIAL
Acuda a Secretaría, de lunes a sábado, en horas de oficina. Los requisitos están en las gigantografías de la entrada de la iglesia y de Secretaría (Pezet, cda. 15). ADULT@ TRABAJADOR, acude a inscribirte tu mismo.

Tema

Tema

MENSAJE DEL PAPA PARA LA CUARESMA 2011
Desde el Vaticano 2º, la Cuaresma tiene dos sentidos principales: el Bautismal, que nos recuerda nuestro bautismo y prepara a los catecúmenos a recibirlo; y el Penitencial, que busca nuestra conversión personal y social, luchando contra el mal y abundando en obras de justicia y caridad. El Mensaje de Benedicto XVI acentúa el sentido bautismal de la cuaresma y lo pone como su lema: “Con Cristo sois sepultados en el Bautismo, con Él también habéis resucitado” (Col 2, 12) .Pero resalta sus exigencias de cambio en lo personal y lo social. Al mismo tiempo, y como alimento para los bautizados, ofrece el Pan de la Palabra para los 5 domingos de la cuaresma. Aquí citaré sólo algunos párrafos que se refieren al bautismo.

La vida nueva (de la Resurrección a la que apunta la Cuaresma), ya se nos transmitió el día del Bautismo, cuando “al participar de la muerte y resurrección de Cristo”, comenzó para nosotros “la aventura gozosa y entusiasmante del discípulo” (Homilía en la fiesta del Bautismo del Señor, 10 de enero de 2010). San Pablo, en sus Cartas, insiste repetidamente en la comunión singular con el Hijo de Dios que se realiza en el bautismo. El hecho de que en la mayoría de los casos el Bautismo se reciba en la infancia pone de relieve que se trata de un don de Dios: nadie merece la vida eterna con sus fuerzas. La misericordia de Dios, que borra el pecado y permite vivir en la propia existencia “los mismos sentimientos de Cristo Jesús” (Flp 2, 5) se comunica al hombre gratuitamente.

El apóstol de los gentiles, en la Carta a los Filipenses, expresa el sentido de la transformación que tiene lugar al participar en la muerte y resurrección de Cristo, indicando su meta: que yo pueda conocerle a Él, el poder de su resurrección y la comunión en sus padecimientos hasta hacerme semejante a él en su muerte tratando de llegar a la resurrección de entre los muertos (cf Flp 3, 10-11). El Bautismo, por tanto, no es un rito del pasado sino el encuentro con Cristo que conforma toda la existencia del bautizado, le da la vida divina y lo llama a una conversión sincera, iniciada y sostenida por la gracia, que lleve a alcanzar la talla adulta de Cristo.
Un nexo particular vincula el Bautismo con la Cuaresma como momento favorable para experimentar la gracia que nos salva. Los padres del Concilio Vaticano II exhortaron a los pastores de la Iglesia a utilizar “los elementos bautismales propios de la liturgia cuaresmal” (Sacrosanctum concilium 109). En efecto, desde siempre la Iglesia asocia la vigilia pascual a la celebración del Bautismo: en este sacramento se realiza el gran misterio por el cual el hombre muere al pecado, participa de la vida nueva en Jesucristo Resucitado y recibe el mismo espíritu de Dios que resucitó a Jesús de entre los muertos (cf Rm 8, 11). Este don gratuito debe ser reavivado en cada uno de nosotros y la Cuaresma nos ofrece un recorrido análogo al catecumenado, que para los cristianos de la Iglesia antigua, así como para los catecúmenos de hoy, es una escuela insustituible de vida cristiana: viven realmente el Bautismo como un acto decisivo para su existencia.
Al renovar las promesas bautismales, reafirmamos que Cristo es el Señor de nuestra vida, la vida que Dios nos comunicó cuando renacimos “del agua y del Espíritu Santo”, y reafirmamos de nuevo compromiso de corresponder a la acción de la gracia para ser discípulos misioneros.


Archivo de la Hoja Parroquial

A continuación el archivo con los números anteriores de la Hoja Parroquial Encuentro

Hoja Parroquial - Encuentro Nº 506
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 503
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 501
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 500
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 499
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 497
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 496
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 495
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 493
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 494
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 200
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 482
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 480
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 479
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 478
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 477
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 476
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 474
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 473
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 472
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 470
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 471
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 469
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 468
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 466
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 465
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 464
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 462
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 461
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 463
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 460
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 458
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 457
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 456
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 455
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 454
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 453
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 452
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 451
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 450
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 449
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 448
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 447
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 446
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 445
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 444
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 443
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 442
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 441
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 440
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 439
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 438
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 437
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 436
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 435
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 434
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 433
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 432
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 430
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 429
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 428
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 427
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 426
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 425
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 424
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 423
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 422
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 421
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 420
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 419
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 417
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 416
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 415
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 414
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 412
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 411
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 410
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 409
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 408
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 407
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 406
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 405
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 404
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 403
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 402
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 401
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 399
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 398
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 397
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 395
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 394
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 392
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 391
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 390
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 389
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 388
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 387
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 386
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 385
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 384
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 383
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 382
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 381
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 380
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 379
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 378
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 377
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 376
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 375
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 374
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 373
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 372
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 371
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 370
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 369
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 368
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 366
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 365
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 364
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 363
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 362
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 361
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 360
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 359
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 358
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 357
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 356
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 355
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 354
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 352
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 351
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 350
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 349
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 348
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 347
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 345
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 343
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 342
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 341
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 340
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 339
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 338
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 337
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 336
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 335
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 334
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 333
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 332
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 331
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 330
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 329
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 328
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 327
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 326
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 325
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 324
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 323
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 322
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 321
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 320
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 319
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 318
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 317
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 316
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 315
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 314
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 313
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 312
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 311
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 310
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 309
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 307
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 304
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 274
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 273
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 272
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 271
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 270
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 269
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 268
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 267
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 266
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 265
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 264
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 263
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 261
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 260
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 259
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 256
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 258
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 257
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 255
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 254
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 253
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 252
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 251
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 250
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 249
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 248
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 247
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 246
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 245
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 243
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 242
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 241
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 240
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 239
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 238
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 237
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 236
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 235
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 234
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 233
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 232
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 231
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 230
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 229
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 228
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 227
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 226
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 225
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 224
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 223
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 222
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 221
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 220
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 219
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 218
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 217
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 216
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 215
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 214
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 213
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 212
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 211
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 210
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 209
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 208
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 207
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 206
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 205
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 204
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 203
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 199
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 198
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 197
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 196
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 195
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 194
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 193
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 192
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 191
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 190
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 189
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 188
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 187
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 186
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 185
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 184
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 183
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 182
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 181
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 180
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 179
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 174
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 173
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 172
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 171
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 170
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 169
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 168
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 167
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 166
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 165
Hoja Parroquial - Encuentro Nº 161